Archivo de la categoría: guaribe

San Jose de Guaribe – La Donación de tierras

Luego de efectuado el plano topografico y el deslinde de terrenos de la población de San José de Guaribe, por el Agrimensor Rafael M. Castro en el año 1.920, el cual hemos publicado en el artículo anterior, los condueños de la posesión Guaribe, señores: Vicente María Rojas Armas Julian Aragort bandres, Cruz Magin Rojas Armas, Concepción González Espinoza, Ignacio González Espinoza, Miguel Rafael Rojas Correa, Cayetano Morffe y Tomas Rafael Franco, efectuan legalmente la donación de las 121 hectareas mencionadas en el informe anexo al plano, para usos como ejidos del pueblo y para “ser utilizados para construcción y edificación de casas, fomento, ornato y embellecimiento de la población”. Pueden hacer clic en el nombre de cada uno para ver sus descendientes.
En el documento, que copio mas abajo, los donantes declaran que este acto “es de vital interés para la estabilidad de la población para su ensanchamiento natural y progresivo desarrollo” y el fin último que los lleva a tomar esta desisión es el hecho de tener como norte “los sagrados derechos de las generaciones postreras”.

Para establecer los límites de la donación, se toma como base la Plaza Bolivar del Pueblo y se establece “un cuadrilátero de Quinientos Cincuenta metros por cada rumbo a partir de la esquina noreste de la plaza pública, o sea un cuadrilátero que mida ciento Veintiuna hectáreas y cuyo punto céntrico sea la mencionada esquina”.

Posteriormente, en noviembre de 1.930, el señor Rafael Celestino Rojas Barrios, en su carácter de Presidente del Consejo Municipal del Distrito Monagas, solicita que estos 550 metros donados se conviertan en 2.550 a los cuatro vientos, tomando como base la misma plaza, caso que se dilucidó en los tribunales, pero ya esta historia será tema de otro artículo.

COPIA TEXTUAL DEL DOCUMENTO FECHADO EL 14 DE MAYO DE 1.920

———————————–

Nosotros Dr. Luis Ramón Morín, en su carácter de apoderado especial del señor Lorenzo Marrero, Ignacio González, Julián Aragort, Miguel Rafael Rojas C, por si y en representación de sus legítimos hijos Vicente María y Cruz Magín Rojas Armas, Manuel Medina Rodríguez, Tomas Rafael Franco y Cayetano Morffe y el referido doctor Morín y procurador C. González Espinoza, mandatarios de los ciudadanos Hilario Candelario y Eustacio Marrero y de Eduarda Borges mujer legitima de Anacleto Guayta y de Francisco, Genoveva, Ana Francisca, María Josefa, María de Jesús, María del Rosario y Francisco Loreto Marrero y de Nicolás María García Marrero y los otros vecinos del Municipio Soublette, según los poderes auténticos que se producen, declaramos:

1. Primero. Con fecha 30 de Octubre de 1.919, se constituyó el tribunal del Distrito Monagas siendo su Juez titular el ciudadano José Antonio Hurtado Mancebo en la cabecera de este Municipio, con el objeto de practicar la operación de deslinde judicial de la posesión proindivisa denominada Guaribe, ubicada en esta Jurisdicción y de la cual somos por virtud de nuestros títulos respectivos los cuales presentamos legalmente condueños y el cual deslinde se realizó sin oposición de ninguna especie.

2. Segundo. Proyectada por la mayoría de los Comuneros, de conformidad con la ley, puesto que ella manda que ha nadie puede obligarse en comunidad, la mensura y partición material de la referida posesión nombramos de común acuerdo al agrimensor Dr. Rafael María Castro, para que procediera en consecuencia a practicar dichos trabajos. Y encontrando el técnico que dentro de los limites determinados por los títulos, no se haya completa la superficie que debiera tener el terreno a que ellos se refieren, la cual debe ser de cuatro leguas y sus veinticinco (ilegible) de otra, de las medidas que se usaban en aquella época y que tenia por raíz cinco mil varas , o sean cuatro mil ciento ochenta metros, en vista de esta circunstancia conminamos en completar dicha superficie aumentar o agregar al poniente de la posesión la cantidad de terreno suficiente para completar la superficie del terreno que se mensura según los títulos , y al efecto el agrimensor prolongó la línea del lindero Sur, que corre de Naciente a Poniente hacia este último rumbo, en una longitud de dos mil setecientos sesenta y seis metros de cuyos términos parte una línea Noroeste 14° 20, hasta terminar en el botalón Noroeste de la posesión fijado en la margen derecha aguas arriba del Rio Guaribote, y de este punto la línea Sureste 26° 30 que va a terminar en el lindero Sur de donde partió la anterior, y la cual acaba de cerrar el perímetro del triangulo que fue necesario añadir para completar la superficie de la posesión.

3. Tercero. Encontrándose como se encuentra enclavado el pueblo de San José de Guaribe dentro del terreno que se ha deslindado judicialmente y luego mensurado y por cuanto es de vital interés para la estabilidad de la población para su ensanchamiento natural y progresivo desarrollo, fijando definitivamente linderos permanentes e inmutables, los cuales servirán de perímetro para la construcción de casas, viviendas de familias, desahogos y otros menesteres de sus habitantes, hemos convenido teniendo en miras los sagrados los sagrados derechos de las generaciones postreras, en donarle como en efecto le donamos ad perpetuán al pueblo o sea a la Comuna, un cuadrilátero de Quinientos Cincuenta metros (M/550) por cada rumbo a partir de la esquina noreste de la plaza pública, o sea un cuadrilátero que mida ciento Veintiuna hectáreas y cuyo punto céntrico sea la mencionada esquina. Se fija como precio la cantidad de seiscientos bolívares por el terreno donado a la población.

Parágrafo único: Los Donantes hacemos constar que se prohíbe terminantemente las cercas de alambre de púas que tengan por objeto la fundación de potreros para usos especulativos y que aquellos que actualmente tengan o posean porciones o lotes del terreno donado cercado de alambre para esos fines, quedan ipsofacto en la obligación de cederlos inmediatamente a ser utilizados para construcción y edificación de casas, fomento, ornato y embellecimiento de la población.

4. Cuarto. En nuestro carácter de Comuneros o Copropietarios de la posesión Guaribe, a sean Tierras Marrereñas, nos sometemos indefectible y solidariamente a todos los derechos y obligaciones que por virtud de las operaciones del deslinde judicial y mensura practicados, preceptúa el Titulo IV, Libro Segundo del Código Civil vigente, ratificando solemnemente la donación irrevocable hecha a favor del pueblo.

5. Y Quinto. Y yo Miguel Rafael Rojas, procediendo en mi carácter de Presidente de la Junta Comunal del Municipio San José de Guaribe, Distrito Monagas del estado Guarico, declaro formalmente que acerpto las anteriores donaciones del terreno hecha a la Comuna que represento, la cual someto conforme a sus atribuciones legales, pautadas por la atribución 8va del articulo 14 de la Ley Orgánica del Poder Municipal al Consejo Municipal del Distrito. Así lo otorgamos en San José de Guaribe, cabecera del municipio Capital a catorce de mayo de mil novecientos veinte.

Luis Ramón Morín

Vicente María Rojas Armas

Julian Aragort bandres

Cruz Magin Rojas Armas

Concepción González Espinoza

Ignacio González Espinoza

Miguel Rafael Rojas Correa

Cayetano Morffe

Tomas Rafael Franco

2 comentarios

Archivado bajo De Armas, guaribe, Rojas, Valle de Guanape

San Jose de Guaribe – Los Condueños en 1.920

La primera acusación de tierras de la zona que hoy ocupa San José de Guaribe, la hizo el canario Estebán José Marrero Hernandez, que introdujo en San Rafael de Orituco, capital de Cantón del Orituco, una solicitud que fue favorecida por el gobierno Republicano, según documento de fecha 19 de Octubre de 1831, donde se le adjudican las tierras realengas de la “Posesión Guaribe”, las cuales a partir de esa época empiezan a denominarse “Tierras Marrereñas”.
Luego de su fallecimiento en el año 1.833 y el de su esposa: María Gregoria Sotomayor, estas tierras pasan a manos de sus 8 hijos vivos: Nicolas, Rafael, Francisco, Hilario, Martín, Felipa, Petronila y Benita Marrero Sotomayor, a partir de las cuales pasan a llamarse “Susesión Marreña”.

Para el año 1.920, estos herederos ya habían vendido gran parte de sus tierras y es así como el 25 de mayo de ese mismo año, el agrimensor público Rafael María Castro entrega el levantamiento topografico de la Posesión Guaribe o Posesión Marrereña, como indistitamente la llama en su pequeño informe anexo al plano. En este levantamiento topografico, señala los nuevos dueños de las tierras de San José de Guaribe, y a continuación transcribo textualmente el pequeño informe:

———
La Posesión Guaribe ó sea Marrereña medida y partida entre sus condueños de la manera siguiente, por el suscrito agrimensor público:

  • Señores Tomas Franco y Manuel Medina R…………….1.310 4.300
  • Señores L. Marrero y Morffe………………………………1.310 4.300
  • Señores I. González……………………………………….1.747 2.400
  • Señores J. Aragort………………………………………… 436 8.100
  • Señores Cruz Magín y Vicente María Rojas……….. 960 9.125
  • Sucesores de Juan J. Perez Marrero y Loreto Marrero.. 436 8.100
  • Terreno cedido al pueblo como ejidos por los comuneros 121 0000

…………………………………………………………….Total 7.408 2.976

Extensión y Linderos

Por el Este linda con terrenos del señor Jesus Espinoza y con terrenos baldíos y por los demás rumbos con terrenos baldíos.
Consta esta posesión de 7.408 hectáreas y 2.976 metros cuadrados que componen cuatro leguas y seis veinticinco aros de otra legua de cuatro mil ciento ochenta metros de raíz ó sean cinco mil varas castellanas, medida que se usó en algunos lugares de Venezuela y que se refiere el título de esta posesión.

Notables por su fertilidad, sobre todo los situados en las márgenes de los ríos, son los terrenos de este predio. En el vive un gran número de vecinos que forman parte considerable de la población del Municipio Guaribe y está encerrado en el predio próximo al lindero del Poniente, San José de Guaribe, capital del municipio. Los comuneros de la posesión le han donado al pueblo para ejidos 121 hectáreas.

San José de Guaribe 25 de mayo de 1.920


Rafael M. Castro

Agrimensor Público

——

Para lograr una mejor identificación de los condueños de la Posesión Guaribe en el año 1.920, he agregado unos enlaces en los nombres de aquellos que tengo dentro del Arbol de las familias de Guaribe, para activarlos hacer clic en los nombres.

Por: julio González Chacín

Nota: Luego de publicado este artículo, ha llegado a mi poder un documento en donde Ignacio González Espinoza, compra en el año 1.920 la finca de los sucesores de Juan J. Perez Marrero y de Loreto Marrero, con lo cual a la lista anterior hay que sumarle 436 hectáreas a este propietario.

Deja un comentario

Archivado bajo guaribe, Rojas

San Jose de Guaribe – Los Condueños en 1.920

La primera acusación de tierras de la zona que hoy ocupa San José de Guaribe, la hizo el canario Estebán José Marrero Hernandez, que introdujo en San Rafael de Orituco, capital de Cantón del Orituco, una solicitud que fue favorecida por el gobierno Republicano, según documento de fecha 19 de Octubre de 1831, donde se le adjudican las tierras realengas de la “Posesión Guaribe”, las cuales a partir de esa época empiezan a denominarse “Tierras Marrereñas”.
Luego de su fallecimiento en el año 1.833 y el de su esposa: María Gregoria Sotomayor, estas tierras pasan a manos de sus 8 hijos vivos: Nicolas, Rafael, Francisco, Hilario, Martín, Felipa, Petronila y Benita Marrero Sotomayor, a partir de las cuales pasan a llamarse “Susesión Marreña”.

Para el año 1.920, estos herederos ya habían vendido gran parte de sus tierras y es así como el 25 de mayo de ese mismo año, el agrimensor público Rafael María Castro entrega el levantamiento topografico de la Posesión Guaribe o Posesión Marrereña, como indistitamente la llama en su pequeño informe anexo al plano. En este levantamiento topografico, señala los nuevos dueños de las tierras de San José de Guaribe, y a continuación transcribo textualmente el pequeño informe:

———
La Posesión Guaribe ó sea Marrereña medida y partida entre sus condueños de la manera siguiente, por el suscrito agrimensor público:

  • Señores Tomas Franco y Manuel Medina R…………….1.310 4.300
  • Señores L. Marrero y Morffe………………………………1.310 4.300
  • Señores I. González……………………………………….1.747 2.400
  • Señores J. Aragort………………………………………… 436 8.100
  • Señores Cruz Magín y Vicente María Rojas……….. 960 9.125
  • Sucesores de Juan J. Perez Marrero y Loreto Marrero.. 436 8.100
  • Terreno cedido al pueblo como ejidos por los comuneros 121 0000

…………………………………………………………….Total 7.408 2.976

Extensión y Linderos

Por el Este linda con terrenos del señor Jesus Espinoza y con terrenos baldíos y por los demás rumbos con terrenos baldíos.
Consta esta posesión de 7.408 hectáreas y 2.976 metros cuadrados que componen cuatro leguas y seis veinticinco aros de otra legua de cuatro mil ciento ochenta metros de raíz ó sean cinco mil varas castellanas, medida que se usó en algunos lugares de Venezuela y que se refiere el título de esta posesión.

Notables por su fertilidad, sobre todo los situados en las márgenes de los ríos, son los terrenos de este predio. En el vive un gran número de vecinos que forman parte considerable de la población del Municipio Guaribe y está encerrado en el predio próximo al lindero del Poniente, San José de Guaribe, capital del municipio. Los comuneros de la posesión le han donado al pueblo para ejidos 121 hectáreas.

San José de Guaribe 25 de mayo de 1.920


Rafael M. Castro

Agrimensor Público

——

Para lograr una mejor identificación de los condueños de la Posesión Guaribe en el año 1.920, he agregado unos enlaces en los nombres de aquellos que tengo dentro del Arbol de las familias de Guaribe, para activarlos hacer clic en los nombres.

Por: julio González Chacín

Nota: Luego de publicado este artículo, ha llegado a mi poder un documento en donde Ignacio González Espinoza, compra en el año 1.920 la finca de los sucesores de Juan J. Perez Marrero y de Loreto Marrero, con lo cual a la lista anterior hay que sumarle 436 hectáreas a este propietario.

Deja un comentario

Archivado bajo guaribe, Rojas

Adiós a Gaspar Solórzano.

El pueblo de San José de Guaribe está de luto porque partió hacia otro plano, uno de máximos representantes y defensores de bandola cordillerana: Gaspar Solórzano, pieza fundamental en el folklore de San José de Guaribe.

Nació en Guaribito en 1.953 y siempre sintió cariño por su gente y por su pueblo, persona altamente apreciada y vinculada a numerosos hogares del mismo.

Fue un hombre excepcional, porque quien se compenetra y ama a un instrumento y a una manifestación como a su propia vida, no puede llamarse de otra manera.

El primero de agosto de 2008, a las 11:00 de la noche, su cuerpo ya deteriorado por una larga enfermedad, su corazón dejó de latir, y hoy debe estar donde suponemos que están muchas otras personas a quien él amó, apreció, quiso y respetó. Quizá al primero en encontrarse fue a Don Rafael Esteban Rojas, su padre, quien como decía Salom Mesa Espinoza era un hombrazo moldeado por las culturas del lugar donde se juntan el llano, la montaña y el mar. Inteligente y generoso, y quien además, tenía pavor a sentirse con miedo. También debe haberse encontrado ya, con su gran maestro Don Juan Esteban García quien, como él mismo lo dijo en una ocasión, fue quien lo enseñó a ser músico, a descifrar la música, a quererla, respetarla y darle su valor; con Julián Camacho a quien admiraba y respetaba profundamente, y así con tantos otros.

Gaspar Solórzano en todo momento, en todo lugar, defendió la bandola como a su vida misma, nunca permitió que se desvirtuara la manifestación y era enemigo de quien lo hiciera. Hoy lo recordamos, tocando sus golpes con mucho orgullo en la casa de Magín Martínez en Arenitas quien junto a su hermana María Luisa, sus hijos y un gran grupo de amigos, pasaban dos y tres días con sus noches tocando y bailando sin descansar, consumiendo alguna bebida para alegrar más la cosa y esperando un hervido de gallina criolla que la señora de la casa bien tenía a gusto preparar.

También lo recordamos tocando en Guaribito, sitio donde nació y donde es muy querido por los cultores de allí y por la comunidad en general, Gaspar Solórzano echador cuentos, casi siempre relacionados con sus vivencias musicales, con su madre en quien se inspiró para muchas de sus composiciones y quien tenía la vena musical de su Padre Rafael Esteban Rojas de quien heredó ese amor por este instrumento.

Quedará para siempre en nuestros corazones como el alma de la bandola cordillerana, como el hombre que al llegar a cualquier hogar de Guaribe, lo llenaba de alegría, entusiasmo y hacía sentir y valorar este instrumento. Gaspar fue el sucesor de Juan Esteban García y así debemos todos, sin mezquindad alguna reconocerlo. Compositor de más de 80 piezas y en cada una de ellas ponía un gran sentimiento de amor, de ternura, de admiración hacia una persona o hacia un lugar en específico.

Por eso el día de su, entierro quisimos rendirle un homenaje ante su ataúd, ejecutando en manos de Gregorio Mota, dos piezas de su autoría: Esperanza un lindo Vals dedicado a sus dos hijas Omaivi y Mariovi; y la otra Manantial de los Cantiles inspirada en la tierra natal del maestro Juan Esteban García. Allí, hasta el último momento acompañamos a Gaspar Solórzano para darle un Adiós lleno de dolor y de alegría a la vez, de dolor porque frente a nosotros estaba el cuerpo sin vida de este gran maestro y de felicidad porque las cuerdas de su bandola junto con sus composiciones lo iban acompañando hasta el cielo anunciando a la inmensidad que se había ido Gaspar Solórzano.

Quiero reseñar algunas décimas que escribió Luís Esteban Rojas a su hermano Gaspar Solórzano, quien al oírlas quedó francamente conmovido:

GASPAR SOLÓRZANO

Gaspar te miré tocando
cargado de inspiración
alma, cuerda y corazón
estabas allí expresando

I

De paso por Las Delicias
camino de Los Cantiles
los sentimientos sutiles
surgían de suaves caricias
que como manos ficticias
la brisa me iba brindando
mas cuando iba caminando
noté a la gente animada
y en la sala engalanada
Gaspar te miré tocando

II

Gaspar Solórzano es alma
con la bandola en la mano
acto divino y profano
ejecutado con calma.
Algunos dicen que ensalma
con su limpia ejecución
pero es mente y emoción
unidos al instrumento
brotados en un momento
cargado de inspiración

III

Cantaba Julián Camacho
y también Luis Carpavire
junto a Quintín el catire
pegados de los capachos.
No había viejos ni muchachos
todos bailaban al son
zapateando con tezón
los registros de yaguazos
uniendo así con sus pasos
alma, cuerda y corazón

IV

Juan Esteban saludaba
al Negro Santiago Ospino
seres de un mismo camino
del pupilo que tocaba.
La gente se emocionaba
y el golpe seguía sonando
todos se iban inspirando
con el sentir yabajero
que con cariño sincero
estabas allí expresando

Por: Soraya González Rojas

Sobre la Bandola Cordillerana ver tambien:

Guaribe de las Bandolas

La Música de las Bandolas

Juan Esteban Garcia

2 comentarios

Archivado bajo guaribe, Rojas

Adiós a Gaspar Solórzano.

El pueblo de San José de Guaribe está de luto porque partió hacia otro plano, uno de máximos representantes y defensores de bandola cordillerana: Gaspar Solórzano, pieza fundamental en el folklore de San José de Guaribe.

Nació en Guaribito en 1.953 y siempre sintió cariño por su gente y por su pueblo, persona altamente apreciada y vinculada a numerosos hogares del mismo.

Fue un hombre excepcional, porque quien se compenetra y ama a un instrumento y a una manifestación como a su propia vida, no puede llamarse de otra manera.

El primero de agosto de 2008, a las 11:00 de la noche, su cuerpo ya deteriorado por una larga enfermedad, su corazón dejó de latir, y hoy debe estar donde suponemos que están muchas otras personas a quien él amó, apreció, quiso y respetó. Quizá al primero en encontrarse fue a Don Rafael Esteban Rojas, su padre, quien como decía Salom Mesa Espinoza era un hombrazo moldeado por las culturas del lugar donde se juntan el llano, la montaña y el mar. Inteligente y generoso, y quien además, tenía pavor a sentirse con miedo. También debe haberse encontrado ya, con su gran maestro Don Juan Esteban García quien, como él mismo lo dijo en una ocasión, fue quien lo enseñó a ser músico, a descifrar la música, a quererla, respetarla y darle su valor; con Julián Camacho a quien admiraba y respetaba profundamente, y así con tantos otros.

Gaspar Solórzano en todo momento, en todo lugar, defendió la bandola como a su vida misma, nunca permitió que se desvirtuara la manifestación y era enemigo de quien lo hiciera. Hoy lo recordamos, tocando sus golpes con mucho orgullo en la casa de Magín Martínez en Arenitas quien junto a su hermana María Luisa, sus hijos y un gran grupo de amigos, pasaban dos y tres días con sus noches tocando y bailando sin descansar, consumiendo alguna bebida para alegrar más la cosa y esperando un hervido de gallina criolla que la señora de la casa bien tenía a gusto preparar.

También lo recordamos tocando en Guaribito, sitio donde nació y donde es muy querido por los cultores de allí y por la comunidad en general, Gaspar Solórzano echador cuentos, casi siempre relacionados con sus vivencias musicales, con su madre en quien se inspiró para muchas de sus composiciones y quien tenía la vena musical de su Padre Rafael Esteban Rojas de quien heredó ese amor por este instrumento.

Quedará para siempre en nuestros corazones como el alma de la bandola cordillerana, como el hombre que al llegar a cualquier hogar de Guaribe, lo llenaba de alegría, entusiasmo y hacía sentir y valorar este instrumento. Gaspar fue el sucesor de Juan Esteban García y así debemos todos, sin mezquindad alguna reconocerlo. Compositor de más de 80 piezas y en cada una de ellas ponía un gran sentimiento de amor, de ternura, de admiración hacia una persona o hacia un lugar en específico.

Por eso el día de su, entierro quisimos rendirle un homenaje ante su ataúd, ejecutando en manos de Gregorio Mota, dos piezas de su autoría: Esperanza un lindo Vals dedicado a sus dos hijas Omaivi y Mariovi; y la otra Manantial de los Cantiles inspirada en la tierra natal del maestro Juan Esteban García. Allí, hasta el último momento acompañamos a Gaspar Solórzano para darle un Adiós lleno de dolor y de alegría a la vez, de dolor porque frente a nosotros estaba el cuerpo sin vida de este gran maestro y de felicidad porque las cuerdas de su bandola junto con sus composiciones lo iban acompañando hasta el cielo anunciando a la inmensidad que se había ido Gaspar Solórzano.

Quiero reseñar algunas décimas que escribió Luís Esteban Rojas a su hermano Gaspar Solórzano, quien al oírlas quedó francamente conmovido:

GASPAR SOLÓRZANO

Gaspar te miré tocando
cargado de inspiración
alma, cuerda y corazón
estabas allí expresando

I

De paso por Las Delicias
camino de Los Cantiles
los sentimientos sutiles
surgían de suaves caricias
que como manos ficticias
la brisa me iba brindando
mas cuando iba caminando
noté a la gente animada
y en la sala engalanada
Gaspar te miré tocando

II

Gaspar Solórzano es alma
con la bandola en la mano
acto divino y profano
ejecutado con calma.
Algunos dicen que ensalma
con su limpia ejecución
pero es mente y emoción
unidos al instrumento
brotados en un momento
cargado de inspiración

III

Cantaba Julián Camacho
y también Luis Carpavire
junto a Quintín el catire
pegados de los capachos.
No había viejos ni muchachos
todos bailaban al son
zapateando con tezón
los registros de yaguazos
uniendo así con sus pasos
alma, cuerda y corazón

IV

Juan Esteban saludaba
al Negro Santiago Ospino
seres de un mismo camino
del pupilo que tocaba.
La gente se emocionaba
y el golpe seguía sonando
todos se iban inspirando
con el sentir yabajero
que con cariño sincero
estabas allí expresando

Por: Soraya González Rojas

Sobre la Bandola Cordillerana ver tambien:

Guaribe de las Bandolas

La Música de las Bandolas

Juan Esteban Garcia

4 comentarios

Archivado bajo guaribe, Rojas

Cronicas de Guaribe

Algunos testimonios que dejó escritos el Sr. Rafael Celestino Rojas Barrios en relación a San José de Guaribe.

Rafael Celestino Rojas Barrios (+), es nativo de San José de Guaribe y a los largo de su vida hizo algunos escritos en relación a nuestro Municipio, fue un cronista nato, estos escritos fueron entregados por él mismo a la casa parroquial, en donde actualmente reposan y los mismos fueron facilitados por Celestino Rojas a la oficina de la cronista Municipal.

Primer médico residente: En el año de 1914, llegó a esta población y se hospedó en la casa de Don Miguel Rojas Correa, el Dr. Leopoldo García Maldonado merideño, perseguido de la dictadura del General Juan Vicente Gómez. Permaneció en esta región cinco años prestando sus servicios a esta población, a Valle de Guanape, Guanape, y Clarines. Aquí se enfrentó a la gripe española en el año de 1918 y solicitaba medicina en lo negocios y se iba por las barriadas recetando y repartiendo medicamentos; a veces si las familias no tenían con qué comprar alimentos les daba dinero de su bolsillo para que hicieran sus compras.

Escuelas Privadas: A lo largo del siglo veinte, hubo escuelas privadas dirigidas por los maestros: Carlos María Armas Álvarez, Pedro Pérez Itriago, Concepción González Espinoza, Blas Antonio González, Br. Manuel Espinoza Rodríguez Vásquez, Ángel Santos Olmeta Hernández, Félix Eduardo Calderón Vergara, Antonio Miguel Martínez, Francisco Antonio Graffe Hernández, y el Br. Antonio González Guzmán.

Primer Piano de Manilla: En el año de 1913, el Sr. José Pérez trajo el primer piano de manilla a nuestra población, con el que amenizaba bailes y otras festividades.

Trilla de Café: Única que existió, fue fundada por Don Pedro Miguel Graffe y luego pasó a manos de Cruz Magín Rojas Armas, funcionó en donde actualmente se encuentra la sede del Ateneo de Guaribe.

Primera Vitrola: Fue traída por el Sr. Juan María Rojas Itriago. Con la cual y por medio de los discos se bailó mucho y se daban serenatas.

Alfarería: Hubo cuatro, que las llamaban tejerías: dos en el siglo diecisiete, ubicadas una en las Delicias que perteneció a Don Luís Maldonado y la otra cerca de Samán Gacho perteneciente al Sr. José María Seijas Acosta. Y dos en el siglo dieciocho ubicadas, una en Guaribito del Sr. Elviro Arenas y otra en los Samanes del Sr. Antonio Arenas Ron. En todas ellas se elaboraban tejas y ladrillos con tierra arcilla.

Primera desmotadora: Fue instalada por Don Miguel Rafael Rojas Correa, en la cual se desmotaba en algodón que se producía en al Municipio.

Primer Automóvil comprado: El 18 de marzo de 1924 hizo su entrada a esta población el “FORD” negro, comprado en sociedad por don Miguel Rafael Rojas Correa y Juan María Rojas Itriago, fue comprado al Almacén Americano de Caracas, costó Bs. 4.000,00 pagadero en 24 meses; fueron sus choferes Eduardo Enrique y Ángel Domingo Infante Acosta.

Primera máquina de escribir: Fue comparada en el año 1918 al Sr. José Antonio Antich, agente del “Almacén Americano”, por Juan María Rojas Itriago, marca “Remington” y la cual prestó servicios por más de 30 años.

Primera lámpara de gasolina: Comparada por el “Almacén Americano” en 1918, por Juan María Rojas Itriago.

Violinistas que actuaron en nuestro Municipio: Miguel Medina Correa de Guanape, Teodoro Marrero de Lezama, Eloy Flores de Casupo. En el año de 1914 llegó a Guanape Rodolfo Mogollón Álvarez, natural de Pamplona y en el año de 1919 vino a San José de Guaribe a amenizar baile de celebración del matrimonio de Don Ascención Aragort Bandres y Rosario Espinoza Guzmán y Julián Aragort Bandres con Margarita Rojas Itriago. Sus discípulos fueron José Manuel Armas, Tobías Álvarez, Carlos Alfredo Rojas Armas y Juan de Dios Rojas Barrios. También se destacó como gran violinista el Sr. Ramón Martínez, quién llegó a nuestro pueblo en el año de 1933.

Cuatristas: Don Carlos María Álvarez Aguilar y Tomás Rojas Itriago, fueron los más destacados y siempre acompañaban al profesor Mogollón.

Periódicos que circularon: “Oriente”, Pedro Pérez Itriago; “El Zancudo”, era mecanografiado, elaborado por Bolívar Pérez Armas, Francisco Vechionache; “Ecos de Guaribe”, por Antonio Miguel Martínez y Rafael Celestino Rojas Barrios; “Alborada”, del Comité Pro-Guaribe, el periódico Helios publicado por el Bachiller González, Rafael Celestino Rojas Barrios y Alejandro Rojas Armas, “El Gurrufío”, vocero del Centro Pro-Guaribe, “El Samán”, Miguel Rojas Graffe y Miguel A. Hurtado, “El Guaribense” Presidente Manuel Delgado y Director General Miguel Rojas Graffe.

Periodistas: Wilson José Rojas Barrios, Dr. Nelson Martínez, José de Jesús Bustamante, Miguel Rojas Graffe y Luís Esteban Rojas Rojas.

Movimiento Cultural: Desde fines del siglo antespasado (1800) y del pasado(1900) funcionaron las siguientes Sociedades: La del Carmen de índole religiosa, presidida por Doña Francisca Josefa Armas de Rojas Correa, que motorizó la primera capilla, el calvario y el cementerio, bendecidos por Monseñor Felipe Neri Sendrea, segundo Obispo de la Diócesis y llamado con justicia El Obispo de las Pampas, en su Santa Pastoral Visita de 1895; La Santa Familia, para compra de ornamentos para el templo, Las Hermanas del Progreso, para la compra de dos campanas para la iglesia; Amigos del Progreso, Tres de Mayo y Comité Proguaribe, dedicados a luchar por el bienestar de la población.

Artesanía:

  • Sombreros de cogollo: Los traía por docenas la señora Nicolaza Armas de Machado; también traía la fibra para hacer sombreros de cogollo, destacándose en este oficio la señora Teresa de Jesús Bustamante, Carmen y Juana Vegas.
  • Alpargatería: en 1921 fundó un a alpargatería Camilo Celestino Rojas Armas, entre cuyos operarios venidos de Tucupido, estaban: Narciso Peñalver, Basilio Tinedo, Arturo Rafael Moreno, entre otros. Había alpargateros con creación individual dentro de los cuales estaban: Tomas Herrera, Lopez Figueroa y Jesús Pérez. Mecates y otros: José de la Cruz Muñoz tejía mecates, cinchas, tapa ojos, arristrancos, jáquimas, bozales, riendas, etc. Estos los fabricaban de la fibra de majagua, cocuiza y chiguechigue.
  • Cerámica: Mónica Malavé y su hija Ezequiela hacía pimpinas, tinajas, platos, etc. de barro cocido. Zapatería: Juan Julián Pérez Graffe y Clemente Itriago Sifontes.
  • Talabartería: Manuel Río Bueno, Julián Pérez Graffe y Cruz Rafael Barrios González.

Por: Soraya González Rojas

3 comentarios

Archivado bajo guaribe

Cronicas de Guaribe

Algunos testimonios que dejó escritos el Sr. Rafael Celestino Rojas Barrios en relación a San José de Guaribe.

Rafael Celestino Rojas Barrios (+), es nativo de San José de Guaribe y a los largo de su vida hizo algunos escritos en relación a nuestro Municipio, fue un cronista nato, estos escritos fueron entregados por él mismo a la casa parroquial, en donde actualmente reposan y los mismos fueron facilitados por Celestino Rojas a la oficina de la cronista Municipal.

Primer médico residente: En el año de 1914, llegó a esta población y se hospedó en la casa de Don Miguel Rojas Correa, el Dr. Leopoldo García Maldonado merideño, perseguido de la dictadura del General Juan Vicente Gómez. Permaneció en esta región cinco años prestando sus servicios a esta población, a Valle de Guanape, Guanape, y Clarines. Aquí se enfrentó a la gripe española en el año de 1918 y solicitaba medicina en lo negocios y se iba por las barriadas recetando y repartiendo medicamentos; a veces si las familias no tenían con qué comprar alimentos les daba dinero de su bolsillo para que hicieran sus compras.

Escuelas Privadas: A lo largo del siglo veinte, hubo escuelas privadas dirigidas por los maestros: Carlos María Armas Álvarez, Pedro Pérez Itriago, Concepción González Espinoza, Blas Antonio González, Br. Manuel Espinoza Rodríguez Vásquez, Ángel Santos Olmeta Hernández, Félix Eduardo Calderón Vergara, Antonio Miguel Martínez, Francisco Antonio Graffe Hernández, y el Br. Antonio González Guzmán.

Primer Piano de Manilla: En el año de 1913, el Sr. José Pérez trajo el primer piano de manilla a nuestra población, con el que amenizaba bailes y otras festividades.

Trilla de Café: Única que existió, fue fundada por Don Pedro Miguel Graffe y luego pasó a manos de Cruz Magín Rojas Armas, funcionó en donde actualmente se encuentra la sede del Ateneo de Guaribe.

Primera Vitrola: Fue traída por el Sr. Juan María Rojas Itriago. Con la cual y por medio de los discos se bailó mucho y se daban serenatas.

Alfarería: Hubo cuatro, que las llamaban tejerías: dos en el siglo diecisiete, ubicadas una en las Delicias que perteneció a Don Luís Maldonado y la otra cerca de Samán Gacho perteneciente al Sr. José María Seijas Acosta. Y dos en el siglo dieciocho ubicadas, una en Guaribito del Sr. Elviro Arenas y otra en los Samanes del Sr. Antonio Arenas Ron. En todas ellas se elaboraban tejas y ladrillos con tierra arcilla.

Primera desmotadora: Fue instalada por Don Miguel Rafael Rojas Correa, en la cual se desmotaba en algodón que se producía en al Municipio.

Primer Automóvil comprado: El 18 de marzo de 1924 hizo su entrada a esta población el “FORD” negro, comprado en sociedad por don Miguel Rafael Rojas Correa y Juan María Rojas Itriago, fue comprado al Almacén Americano de Caracas, costó Bs. 4.000,00 pagadero en 24 meses; fueron sus choferes Eduardo Enrique y Ángel Domingo Infante Acosta.

Primera máquina de escribir: Fue comparada en el año 1918 al Sr. José Antonio Antich, agente del “Almacén Americano”, por Juan María Rojas Itriago, marca “Remington” y la cual prestó servicios por más de 30 años.

Primera lámpara de gasolina: Comparada por el “Almacén Americano” en 1918, por Juan María Rojas Itriago.

Violinistas que actuaron en nuestro Municipio: Miguel Medina Correa de Guanape, Teodoro Marrero de Lezama, Eloy Flores de Casupo. En el año de 1914 llegó a Guanape Rodolfo Mogollón Álvarez, natural de Pamplona y en el año de 1919 vino a San José de Guaribe a amenizar baile de celebración del matrimonio de Don Ascención Aragort Bandres y Rosario Espinoza Guzmán y Julián Aragort Bandres con Margarita Rojas Itriago. Sus discípulos fueron José Manuel Armas, Tobías Álvarez, Carlos Alfredo Rojas Armas y Juan de Dios Rojas Barrios. También se destacó como gran violinista el Sr. Ramón Martínez, quién llegó a nuestro pueblo en el año de 1933.

Cuatristas: Don Carlos María Álvarez Aguilar y Tomás Rojas Itriago, fueron los más destacados y siempre acompañaban al profesor Mogollón.

Periódicos que circularon: “Oriente”, Pedro Pérez Itriago; “El Zancudo”, era mecanografiado, elaborado por Bolívar Pérez Armas, Francisco Vechionache; “Ecos de Guaribe”, por Antonio Miguel Martínez y Rafael Celestino Rojas Barrios; “Alborada”, del Comité Pro-Guaribe, el periódico Helios publicado por el Bachiller González, Rafael Celestino Rojas Barrios y Alejandro Rojas Armas, “El Gurrufío”, vocero del Centro Pro-Guaribe, “El Samán”, Miguel Rojas Graffe y Miguel A. Hurtado, “El Guaribense” Presidente Manuel Delgado y Director General Miguel Rojas Graffe.

Periodistas: Wilson José Rojas Barrios, Dr. Nelson Martínez, José de Jesús Bustamante, Miguel Rojas Graffe y Luís Esteban Rojas Rojas.

Movimiento Cultural: Desde fines del siglo antespasado (1800) y del pasado(1900) funcionaron las siguientes Sociedades: La del Carmen de índole religiosa, presidida por Doña Francisca Josefa Armas de Rojas Correa, que motorizó la primera capilla, el calvario y el cementerio, bendecidos por Monseñor Felipe Neri Sendrea, segundo Obispo de la Diócesis y llamado con justicia El Obispo de las Pampas, en su Santa Pastoral Visita de 1895; La Santa Familia, para compra de ornamentos para el templo, Las Hermanas del Progreso, para la compra de dos campanas para la iglesia; Amigos del Progreso, Tres de Mayo y Comité Proguaribe, dedicados a luchar por el bienestar de la población.

Artesanía:

  • Sombreros de cogollo: Los traía por docenas la señora Nicolaza Armas de Machado; también traía la fibra para hacer sombreros de cogollo, destacándose en este oficio la señora Teresa de Jesús Bustamante, Carmen y Juana Vegas.
  • Alpargatería: en 1921 fundó un a alpargatería Camilo Celestino Rojas Armas, entre cuyos operarios venidos de Tucupido, estaban: Narciso Peñalver, Basilio Tinedo, Arturo Rafael Moreno, entre otros. Había alpargateros con creación individual dentro de los cuales estaban: Tomas Herrera, Lopez Figueroa y Jesús Pérez. Mecates y otros: José de la Cruz Muñoz tejía mecates, cinchas, tapa ojos, arristrancos, jáquimas, bozales, riendas, etc. Estos los fabricaban de la fibra de majagua, cocuiza y chiguechigue.
  • Cerámica: Mónica Malavé y su hija Ezequiela hacía pimpinas, tinajas, platos, etc. de barro cocido. Zapatería: Juan Julián Pérez Graffe y Clemente Itriago Sifontes.
  • Talabartería: Manuel Río Bueno, Julián Pérez Graffe y Cruz Rafael Barrios González.

Por: Soraya González Rojas

14 comentarios

Archivado bajo guaribe