José Ramón Camejo Farbós

 Maestro de la Juventud Zaraceña
José Rodríguez Malaspina
Especial para Región
Nació en Ciudad Bolívar el 18 de Octubre de 1.868, era hijo de Don José Ramón Camejo Sabino (Nativo de El Chaparro) y de Doña Josefa Antonia Farbós Mora. José Ramón Camejo Farbós fue abnegado educador igual que su padre y el resto de sus once hermanos: Pedro Vicente, Augusto, Rodolfo, Carlos, Josefa, María, Catalina, Carmen, Isabel, Cecilia y Margarita Camejo Farbós, esta última viuda de Moisés de Lima. Todos dieron a la patria su cuota de luz y sacrificio.
El Doctor José Ramón Camejo Farbós dedicó al magisterio cincuenta y nueve años de los ochenta y uno años de su vida. Se casó en Zaraza con Doña Carmen Teresa de Armas Santos. Sus hijos: Lourdes, viuda de Armando Armas Egaña, Porfirio y el poeta Francisco de Sales, Ramón, Mattías, Pedro, Tobías y Gabriel.
Camejo Farbós efectuó sus estudios de bachillerato en el Colegio San Juan Bautista, de Aragua de Barcelona, cuando para esa época era Director de aquel plantel educacional el doctor Domingo José Guzmán Bastardo.
Allí comenzó sus estudios en 1.881, en un año hizo el programa de latín que correspondía a dos, con la nota más brillante del curso recibió el titulo de Bachiller en 1.885. Este mismo año partió pata la isla de Trinidad (Lugar donde su padre Camejo Sabino había fundado un Colegio de enseñanza). En esta isla comenzó un curso de idiomas que duró hasta 1.887 (Inglés y Francés); luego regresó a su ciudad natal y se inscribió en la facultad de Derecho del Colegio de Primera Categoría, al poco tiempo de iniciar sus estudios, fue llamado para desempeñar las cátedras  de Algebra y Aritmética razonada en el mismo instituto, al mismo tiempo de ser nombrado Subdirector del Colegio Talavera, que funcionaba bajo la dirección de su propio padre. Así fue como ese mismo año de 1.887, comenzó la odisea de este noble educador venezolano, enseñaba y aprendía al unísono, su erudición y su palabra fácil le hacia arquitecto de aquellos que estaban por aprender. En 1.889 se trasladó a Caracas para efectuar sus últimos tres años de estudios sobre Derecho. Optó el título de abogado en 1.896, en la Universidad Central de Venezuela. Recién graduado se trasladó a Altagracia de Orituco para desempeñar la rectoría del Colegio Roscío después fue director en otro plantel en San Juan de Los Morros y ocupó el cargo de como legislador del Estado Guárico.
En 1.902 pasó a Zaraza, donde se dedicó a enseñar por su propia cuenta y sin apoyo de organismo oficial alguno, tanto fue su afán y la fe que puso en ello, que logro sacar de entre sus discípulos personalidades connotadas que sería prolijo enumerar en esta pequeña biografía. Como fruto de su esfuerzo, en 1.908 logró estructurar una población escolar que hizo a Zaraza merecedora de creársele un colegio de bachillerato, esto trajo como consecuencia el traslado del Colegio de Calabozo para esta ciudad. En él comienza nuestro biografiado a prestar sus servicios como profesor; mas tarde ocupa la dirección por tres años hasta que en 1.926 fue nombrado Director de la Escuela Federal Zaraza para la época de su organización en grados, de los cuales el organismo oficial vigente solo costeaba los tres primeros grados; los restantes eran dados por cuenta propia y sin remuneración alguna por el poeta Celestino González Ortiz y el mismo doctor Camejo, mientras que el tercer colaborador fundador, su hermano Carlos Camejo Farbós, tenía el más numeroso de los grados, o sea el primero.
En 1.929 pasa nuevamente como profesor del Colegio de Bachillerato hasta el año 1.946, fecha esta que por resolución del Ministerio de Educación Nacional recibe una Medalla de Honor y su jubilación como premio por su fecunda tarea realizada, en el acuerdo que se hizo para el acto de celebración consta que se colocaría su retrato en un sitio visible del plantel con la siguiente leyenda: “Doctor José Ramón Camejo Farbós, maestro de la juventud Zaraceña”. Hoy vemos (1.966) colocado su retrato (sin leyenda) en la Biblioteca del Liceo Eduardo Méndez, gracias al actual cuerpo de profesores.
El Doctor Camejo Farbós pasó los últimos años de su existencia sirviendo a nuestro pueblo como Juez del Distrito. A su vida llena de sacrificios y pobreza material le llegó la muerte el 15 de febrero de 1.950. Toda la ciudadanía zaraceña asistió a su entierro, ante su tumba uno de sus discípulos pronunció la oración al maestro.

Deja un comentario

Archivado bajo Uncategorized

El día que pusieron preso a Chicho Mata y Don Antonio Jose Mata Medina

Por:
Narciso Rivas Mata
Juan Correa Párica.
El 17 de diciembre del año 1946, llega al pueblo de Sabana de Uchire, una comisión a caballo y capitaneada por el Jefe Civil de Guanape -para ese momento, el señor ARMANDO ESPINOZA- acompañado por los señores: Marcos Guacarán y Nicanor Chira, y como OFICIAL de primera, un señor de nombre ANDRES MARCANO, que luego fue confirmado -en los periódicos que editaban en la imprenta de Don Antonio- con el sobre nombre “NEREO PACHECO” por el dialoguista TORIBIO Y FEDERICO, ya que tenía una cara de verdugo y cumplía de manera estricta todas las órdenes que le eran trasmitidas por su inmediato jefe; a esa misma hora es sitiada por una fuerte guardia la casa de familia de Chicho Mata, como también es despachada una Comisión para el caserío: El Limón donde vivía Don Antonio José Mata Medina, el anciano padre de Chico (tenía 74 años para entonces) compuesta por José Manuel Rojas, Jesús Salvador Guacha y otros más, en busca de él. Las personas que sitiaron la casa de Chicho Mata, entre otros, fueron sus compadres Florentino Sarmiento Jiménez y Concepción Correa, juntamente con los señores Pedro Párica y Francisco Guzmán Bastardo. Pero como son las cosas de la vida….EL SALVO DIOS LO SALVA: Estaba encargado de la Prefectura del Municipio en ese momento cuando, llegó la FLAMANTE COMISIÓN, el Secretario que era el joven Thermo Rojas  a quien unían vínculos familiares con Chicho y con quien después de conocer -bajo mucha reserva el fin perseguido por la tal Comisión-, logró comunicarse muy secretamente con la señora Amparo Cacharuco, a quien ordenó buscar la mejor forma para que Chicho supiera que había llegado una Guardia a buscarlo preso. La señora Amparo Cacharuco (ya eran las 3 de la madrugada), vieja maliciosa, toma una perola de cargar agua en sus manos y se va hacia la casa de Chicho Mata por donde vivía la señora Chula Caruto, a invitarla a buscar agua como ellas acostumbraban por la madrugada; desde luego, en el momento en que la Guardia que custodiaba la residencia, la ve, ésta la intercepta y le pregunta: PARA DONDE VAS A ESTA HORA  AMPARO?, a lo cual ella contesta con la mayor impavidez : VOY HACIA LA CASA DE MI COMPAÑERA CHULA A INVITARLA A BUSCAR AGUA….. Ante esta contesta categórica y bien coordinada, la Guardia no dudó y la dejó pasar, burlando así la vieja Amparo, la vigilancia que Chicho tenía en rededor de su casa, lo cual pudo lograr brincando algunos bahareques de casas vecinas, hasta llegar por los fondos de algunas hasta la pieza donde Chicho dormía y de esa manera conocer  lo que contra él existía y poderse preparar para entregarse en una forma que no trajera mayores complicaciones, ya que podía portar -como siempre lo portaba-, su revólver  de costumbre. Quien oye y atiende la llamada que en voz bastante baja hace la vieja Amparo, es el señor Gabriel Jiménez Hurtado que era el Celador de la Renta de Licores para esa época y dormía en la misma casa de Chicho Mata, quien a la vez se da cuenta del movimiento y pregunta a Jiménez lo que pasa. Este le contesta casi en secreto que era la Señora Amparo que había venido a avisarle, de parte de un amigo, que había llegado una Guardia de Guanape a buscarlo preso y que la casa estaba rodeada  por gente armada y que por lo tanto no debía salir  hasta que no amaneciera. Ya eran las 4 y 30 de la madrugada, y Chicho, quien usaba un muleto desde meses atrás, a consecuencia de una caída que recibiera de una bestia, de la cual milagrosamente no quedó inútil, se viste y se para a llamar a su vieja madre que estaba ya levantándose para darle la grave noticia, lo cual hace sin la menor alarma y la viejecita recibe con el coraje y serenidad de todo ser,  que como ella desciende de gente guerrera, y contesta a Chicho de manera siguiente: QUE SE VA A HACER HIJO MIO, Dios es grande y poderoso.
Llega la claridad del día y son las 5 y 30 de la mañana cuando tocan la puerta, la cual abre Gabriel Jiménez y entra Leonardo Aragort quien se había comprometido con la Guardia a conducir arrestado a la Prefectura a Chicho Mata sin ninguna otra intervención, y a quien en el momento se dirigió de la manera siguiente: CHICHO, DE ORDEN DEL GOBIERNO ESTAS DETENIDO, YO ME COMPROMETI  A LLEVARTE SIN NECESIDAD DE GUARDIA. Chicho le expresa las gracias al señor Aragort por su gesto en haberse hecho responsable de su persona y seguidamente sale con él hacia la Prefectura donde le esperaba su calabozo, no dejando de ir detrás de ellos, la Guardia Armada que rodeaba la casa. Tan pronto como Chicho salía de su casa  en calidad de preso político, parte de la Guardia se introdujo a los aposentos a registrar baúles, petacas y cajones -porque escaparates no los tenía nadie en esa época por aquellos pueblos- buscando fusiles, revólveres y cartuchos, ya que estaba denunciado como tenedor de un GRAN PARQUE o parte de él que habían introducido al país los Generales Medina Angarita  y López Contreras. Las hijas de Chicho, Hilda, Delia, Esther y Migdalia llorosas pero indignadas de furia eran las que atendían a los Gendarmes que registraban con mucho interés las dependencias de la casa y hubo un momento  en que se colmó LA MEDIDA DE LA FURIA y fue cuando Esther arrojó al rostro de los Policías que afanosos buscaban una enorme caja de zapatos viejos y rotos diciéndoles lo siguientes: ALLÍ VA EL PARQUE, CÓJANSE ESOS REVÓLVERES Y ESAS CAPSULAS……Todo lo reseñado anteriormente sucedió en la casa de Chicho después de haber salido preso desde ella, y cuando iba por la calle, notablemente enojado por tan arbitraria medida, se dirigió a algunos miembros de la Guardia que apostados con sus fusiles custodiaban su casa, con las siguientes palabras: SI, ME LLEVAN PRESO PORQUE NO SOY ADECO Y DESDE LUEGO COMBATO LOS MALOS PRÓCERES DEL ACTUAL GOBIERNO.
Don Chicho Mata y su señora madre Wuintila Armas Álvarez
Caminaba hacia su destino inmediato: LA CÁRCEL siendo seguido de mucha gente del pueblo que encontraba grandemente sorprendido, recordando a su anciano padre con las siguientes frases: QUE MILAGRO QUE NO MANDARON TAMBIÉN A HACER PRESO A MI VIEJO? ….  A lo cual contestó alguien de los que venían detrás: YA DEBE VENIR ZUMBANDO…. Después que Chicho entró a su prisión y que se acomodaba en una silla, de repente se oye por la calle en una voz temblorosa pero encendida de furia que llegaba y venía hacia la misma prisión: era la voz del viejo padre de Chicho que gritaba: AQUÍ ME TIENEN A LA ORDEN, PRESO PORQUE NO ME ARRODILLO ANTE LA PRESENCIA DE NINGÚN TIRANO. CON LA FRENTE EN ALTO MARCHARÉ SIEMPRE, POSEÍDO DE ESTAR CUMPLIENDO CON EL DEBER DE UN CIUDADANO QUE SIEMPRE HA QUERIDO SER LIBRE.
Antonio José Mata Medina, padre de Don Chicho Mata
La forma inhumana en que hicieron preso al venerable poeta y periodista Antonio José Mata Medina, fue de la siguiente manera: Entre los miembros de la Guardia designados para realizar “TAN PELIGROSA MISIÓN”, fue incluido el celebre Andrés Marcano (a) NEREO PACHECO, quien, cuando el viejo abrió la puerta de su rancho, atendiendo al llamado que en nombre de uno de sus mejores peones, el señor Alberto Tonito, se le hacía, el tal NEREO PACHECO le puso EL FUSIL EN EL PECHO diciéndole a la vez, con voz de trueno: RINDASE!!!….. ESTA PRESO!!! DE ORDEN DEL GOBIERNO!!! …. Todas estas actividades se realizaron con la rapidez de un rayo, y a las 6 y media de la mañana ya los habían montados en las bestias que los llevarían a la vecina población de Guanape, donde eran esperados para llevarlos a Clarines y a Barcelona respectivamente. En el momento de salir LOS REOS POLÍTICOS, frente  la Prefectura, donde se había aglomerado una gran muchedumbre del pueblo, la mayoría de ellas visiblemente desagradada, por lo que se realizaba, Chico le pide al señor Armando Espinosa, como Jefe de la GRAN HAZAÑA, le permitiera pasar por frente a su casa para pedir la bendición a su adolorida madre que angustiosa en la esquina, le esperaba, a lo cual el Prefecto Espinosa accedió y Chicho y su anciano padre, seguidos por amigos y una gran prole que lloraba detrás de ellos, toman la vía indicada por la Guardia durante los minutos que marcharon por la calle de la salida, a cada instante y por doquiera se oían expresiones como estas: CRIMINALES ! … ASESINOS!…  POR QUE SE LOS LLEVAN PRESOS!!…… Cuando Chicho con su padre llega frente a la casa donde su madre los espera y le pide la bendición, ella le contesta serena e imponente: DIOS TE BENDIGA HIJO MIO, Y NO TE AFLIJAS QUE LA CÁRCEL SE HIZO PARA LOS HOMBRES. Después de esa impresionante bendición que la madre dirige a su hijo, y que a muchas personas enterneció, continúa la caravana del pueblo acompañando a Chicho y Don Antonio hasta la salida del poblado o sea hasta la CRUZ DE URAPE, donde se oyeron de boca de algunos campesinos palabras de despedida como estas: QUE LES VAYA BIEN, QUE PRONTO REGRESEN A SU PUEBLO, SANOS Y SALVOS!… Después de estas series de cosas, entre otras, muchas lágrimas de parte de gente del pueblo y protestas por la arbitrariedad medida, los REOS POLÍTICOS Y CONSPIRADORES  -según opinión de los ADECOS- continúan su marcha hacia Guanape, segundos rigurosamente de la VALIENTE GUARDIA dirigida por Armando Espinosa como JEFE SUPREMO  de ella.
Casa de habitación de Don Chicho Mata en Sabana de Uchire
La llegada al pueblo de Guanape tuvo lugar a las 10 y media de la mañana, siendo llevados a la Prefectura y detenidos en un corredor de ella y donde permanecieron hasta las 3 de la tarde, hora en que fueron metidos en la parte atrás -COMO UNOS COCHINOS-, de un camión de la propiedad de Edmundo Zemerene quien a la vez servía de chofer y llevados a Clarines, capital del Distrito Bruzual.  Durante las pocas hora que permanecieron en la Prefectura de Guanape estuvieron allí -muy de paso por cierto- los señores Adriano y Elio Muñoz, quienes siendo figuras adecas de influencia en el lugar y echársela de amigo de los Mata, nada hicieron para que, sobre todo el viejo Don Antonio, fuera llevado con alguna consideración cediéndole un puesto en lo delanteros del camión. En el citado camión iba como Oficial de Primera el tantas veces nombrado en esta reseña de la vida de Chicho Mata, señor Andrés Marcano (a) NEREO PACHECO y otro alto OFICIAL cuyo nombre no fue posible averiguar; y por feliz coincidencia, también iba como pasajero hasta Clarines, un señor de apellido Viana, de GRATA RECORDACIÓN PARA CHICHO Y DON ANTONIO, por haber sido él, el único auxilio, EXTRAORDINARIO AUXILIO, que ambos recibieron en el trayecto Guanape-Clarines cuando víctimas eran de terribles mareos y vómitos consecuentes.

La llegada a Clarines tuvo lugar a las 8 de la noche de ese mismo día donde fueron recibidos por la Policía y el Jefe Civil del Distrito Rafael Celestino Achique (a) CAPULLITO. Allí permanecieron y durmieron esa noche hasta el siguiente día 18 DE DICIEMBRE DE 1946, desde donde a las 3 de la tarde de ese mismo día fueron remitidos, BAJO LA MAYOR SEGURIDAD, a la ciudad de Barcelona, en otro camión que como Choffer y dueño manejaba el señor Rafael Quiaro, y siempre en la parte trasera del Camión, o sea lo mismo: COMO UNOS COCHINOS….!  Durante las horas permanecidas en la Policía de Clarines, recibieron muchas atenciones de amigos y familiares, destacándose entre ellas, las del recordado y excelente Padre Estanga Ledezma, los señores Tomás Miranda Ferrer y Marcos A. García;  este último, en una de sus visitas y bajo el mayor secreto, dijo a Chicho lo siguiente: LA PRISION DE USTEDES, MAS QUE TODO, OBEDECE A QUE ROMULO BETANCOURT HABIA PREGUNTADO QUE DE DONDE SALIA ESA PROPAGANDA TAN FUERTE CONTRA ELLOS, A LO CUAL ALGUIEN CONTESTO, QUE ESA PROPAGANDA PROCEDIA DE SABANA DE UCHIRE, Y QUE ERA DIRIGIDA  POR UNOS SEÑORES APELLIDO MATA QUE EN DICHO LUGAR ERA DUEÑOS DE UNA IMPRENTA.

Fueron llegando a la ciudad de Barcelona, ese mismo día 18 DE DICIEMBRE, a las 9 de la noche, siendo llevados directamente al Cuartel de la Policía que para entonces existía frente a la Plaza Boyacá, donde con gran ocurrencia, el ayudante del Camión, un corpulento muchacho de Puerto Píritu, hijo natural de Pedro Miguel Alfaro, de nombre Pedro Rodríguez (a) MACHETE, toma en sus fornidos brazos al viejo Don Antonio José Mata Medina, y poniéndolo en la puerta del Cuartel de Policía, pronuncia las siguientes palabras: AQUÍ ESTA EL GENERAL LÓPEZ CONTRERAS !….,volviéndose hacia Chicho, quien por estar inútil de una pierna, también toma en sus brazos y pronuncia estas otras palabras: AQUÍ ESTA EL GENERAL MEDINA!…… Dichos REOS POLÍTICOS son recibidos en la Comandancia de Policía por el Segundo Comandante el Señor Cleto Gómez, el Jefe de Identificación señor Rafael Marcano Solórzano y el Primer Oficial de Policía el señor Fidel Lemus, todos, grandes amigos y familiares de Chicho y de Don Antonio, quienes grandemente sorprendidos por la presencia de ellos, en tales condiciones, o sea como presos políticos, muestran un desagrado y ordenan al cuerpo que ambos  detenidos permanezcan en la Comandancia, mientras tanto ellos se entrevistaban con sus superiores, PUES LA OREN QUE HABIA ERA QUE A TODO DETENIDO POLÍTICO, DESPUÉS DE TOMARSELE EL NOMBRE Y DEMÁS SEÑALES FISONOMICAS, FUERAN CONDUCIDOS INMEDIATAMENTE A LA CÁRCEL DE PORTUGAL. Este nuevo atropello se pudo evitar mediante la eficaz y oportuna intervención de ellos, logrando así que los referidos  detenidos no pasaran de la Comandancia donde se encontraban. El siguiente día 19 de diciembre, a las 6 de la mañana, Cleto Gómez se acerca a Chicho y le dice que de parte de Rafael Armas Alfonzo (Felo) le comunica que por la tarde del día anterior -18 de diciembre- había muerto en la Ciudad de Caracas, su gran amigo y meritorio uchireño el señor Doctor Julio Alfonzo Rojas, y que se le participara a Don Antonio José  lo cual hizo Chicho. Esta noticia fue motivo para que el viejo Mata Medina aumentara su pesar y derramara las lágrimas del dolor por la eterna desaparición  de su mejor y más consecuente amigo, Q.E.P.D.
Don Chicho Mata y Salón Meza Espinoza en Sabana de Uchire
Ese mismo día, a las 10 de la mañana, reciben en la Policía la visita de los señores Gualberto Gómez Chistoni y Manuel Carmona a quienes el día antes habían puesto en libertad, juntamente con el Doctor Domingo Guzmán Lander, Luis Ruggeri Parra y otros tantos mas. Seguidamente llega la visita de Luis Ruggeri quien es portador de un mensaje para Chicho  y Don Antonio de parte del Doctor Guzmán Lander, donde les advertía que no se preocuparan ya que de inmediato serían puestos en libertad, lo cual en realidad sucedió de seguidas, quedando ambos en plena libertad. El día 22 de diciembre de 1946, tanto Chicho como Don Antonio, regresan a su pueblo de Sabana de Uchire, SANOS Y SALVOS, conforme al deseo de muchos de sus conterráneos en el momento de su partida, hacia la cárcel o hacia el Destierro, el MEMORABLE día, para ellos, 17 DE DICIEMBRE DE 1946.De esta manera es como ambos humildes y laboriosos ciudadanos son presos por primera vez en su vida por causas políticas y también es esta una de las tantas hazañas realizadas por el sectarismo desmedido e inconsciente de los adecos contra esta familia de intelectuales que por muchos años logró hacer buena historia en el periodismo oriental.

1 comentario

Archivado bajo Uncategorized

Ramón Arnaldo Armas Pérez a sus 100 años

Manuel Vicente Soto Arbeláez

Ramón Arnaldo Armas Pérez -en la foto acompañado de Rómulo Betancourt, Alejandro Oropeza Castillo y Oscar Zamora Conde-, coronel de la aviación militar venezolana, antes llamadas FAV, falleció el 24 de junio de 1.960, en el atentado que casi le cuesta la vida al presidente Rómulo Betancourt, cuando viajaba en su automóvil oficial rumbo al paseo “Los Próceres” donde tendría lugar un desfile militar en ocasión del aniversario de la batalla de Carabobo. De acuerdo a lo narrado por Simón Alberto Consalvi “Entrando al paseo, una bomba colocada en un carro estacionado a la derecha estalla y alcanza el automóvil presidencial dejando sin vida al coronel Ramón Armas Pérez, jefe de la Casa Militar e hiriendo a las demás personas. En el automóvil viajaban el ministro de la Defensa Josué López Henríquez y su señora, el coronel Ramón Armas Pérez, jefe de la Casa Militar y el chófer del automóvil. El estallido produce graves quemaduras en las manos del presidente e hiriendo a las demás personas. El Gobierno comprueba la existencia de un complot dirigido desde República Dominicana y acusa oficialmente al gobierno del presidente Rafael Leonidas Trujillo del atentado, invoca el Pacto de Río de Janeiro para que la Organización de Estados Americanos (OEA) conozca el caso y suspende las garantías, contando con el apoyo de los sectores nacionales, sorprendidos por el acto terrorista”(..) (Fin de la cita)
Cadillac presidencial en llamas.
Habla Betancourt. Dice Consalvi, vale la pena cederle la palabra al Presidente: “En la avenida de Los Próceres, a las 9:20 de la mañana, estalló una poderosa explosión, que lanzó el automóvil nuestro fuera de la vía y lo convirtió en una masa de hierro y fuego. Pereció allí mismo, alcanzado directamente por el cono de la explosión, el valeroso y bueno Ramón Armas Pérez, ascendido post mórtem a general de brigada”(..).
Carro bomba.
 Armas Pérez egresó como subteniente piloto de la Escuela de Aviación Militar en 1934 a los 20 años de edad pues había nacido en Tucupido, distrito Zaraza del estado Guárico, en noviembre de 1914. Se recuerda por parte de unos viejos Tucupidenses que siendo capitán  Armas Pérez, para el asombro de los pobladores del pueblo, sobrevoló a prudencial altura a su lar nativo en 1942, tal vez como un homenaje a sus coterráneos. Siempre fue un oficial callado y reservado fiel creyente en la democracia, la cual defendió haciendo honor al juramento de fidelidad a su patria. Por su conducta y apego al legítimo gobierno de don Rómulo Gallegos, fue expulsado del país durante el gobierno del gorilato militar que encabezó el gorila mayor Marcos Evangelista Pérez Jiménez; pero a la caída de éste en 1958 Armas Pérez, al igual que muchos militares institucionalistas vejados por la dictadura, fue reincorporado a su Fuerza, con el reconocimiento de su antigüedad y homologación de su cargo a Coronel
Estado en que quedó el Cadillac presidencial
El general Ramón Armas Pérez nació, como he dicho en Tucupido siendo la transcripción de su Acta de Bautizo la siguiente: “En catorce días del mes de junio de mil novecientos dieciséis, yo el infrascrito cura párroco de esta parroquia del gloriosos apóstol Santo Tomás de Tucupido, bauticé solemnemente según el Rito Romano a un párvulo que nació el siete de noviembre de mil novecientos catorce, a quien puse por nombre Ramón Arnaldo, hijo legítimo de Pedro Vicente Armas Ytriago(sic) y Concepción Pérez. Fueron sus padrinos Alejandro Pérez Rengifo y Gertrudis de Barrios a quienes advertí del parentesco espiritual y obligaciones. Lo que certifico, Pbro. B. A. González. 
Los ascendientes directos y hermanos del general Armas Pérez, los primeros nacidos en el Bajo Unare –Clarines y Guanape- y los segundos en Tucupido y Valle de la Pascua, según don Julio González Chacín y Armas Aragort, son: María Trinidad Itriago Domínguez casada con Calixto Vicente de Armas Madurera, hijo: Pedro Vicente Armas Itriago, casado en Valle de la Pascua con Concepción “Concha” Pérez, hijos: Ramón Armas Pérez †1960 , Concepción “Concha” Armas Pérez, Placida Armas Pérez, Filiberto Armas Pérez. Pedro Vicente Armas Itriago casado en Valle de la Pascua en segundas nupcias, con  Lourdes Salazar, hijos: Rumeno, Pedro Vicente, Calixto, Tula, Luisa, Guillermo, Josefina, Eleazar, Simón,  y Enrique Armas Salazar.
El oficial de la aviación  casó con Elena Alvarado y entre sus hijos se cuenta a Arnaldo, Migdalia, Moraima, Malvia y Aníbal Armas Alvarado.
 

Deja un comentario

Archivado bajo Uncategorized

Luís Rafael Bustillos Hombre de honor, valor y lealtad (1)


A 100 años de su nacimiento
 Álvaro Armas Bellorín 
Cronista de la Ciudad de Clarines
Luis Rafael Bustillos Joven
Luis Rafael Bustillos joven.
Esta semana se cumplen 100 años del nacimiento de Luís Rafael Bustillos uno de los personajes clave para entender el desarrollo social y político de Clarines en buena parte del siglo XX. Con solo leer alguno de los temas que abordaba en sus columnas en el diario El Tiempo de Puerto la Cruz (2) basta para entender que Luís Rafael Bustillos fue un hombre total y absolutamente comprometido con su Clarines natal y eso es suficiente para que nosotros le rindamos un merecido homenaje en la primera centuria de su alumbramiento.

Luís Rafael Bustillos  nació Clarines el 2 de agosto de 1914. Hijo de Luís María Bustillos (3), y de Doña María Armas Itriago (4).  Estudió en la Escuela Nº 28 que dirigió en Clarines con mucho acierto el maestro Pedro Antonio Medina. A muy temprana edad se fue a trabajar en el fundo Guacharacas propiedad de su primo Jesús Amaral Bustillos. Desde muy joven se dedicó al comercio, primero como bodeguero y comerciante de víveres y al correr del tiempo con establecimiento de venta al mayor y al detal, de compra y venta de mercancía seca, víveres y frutos de la región (5). En Clarines llegó a tener un transporte de carga auto motor, que usaba generalmente en verano y además una lancha con la que viajaba hasta Zaraza y Onoto para sus actividades comerciales en tiempo de invierno (6).  Entre dichas actividades comerciales se dedicaba a reunir algodón, para lo cual había adquirido una desmotadora (7), e instaló en Clarines la primera bomba de combustible para vehículos pesados (8).  Desde muy joven tuvo inclinaciones políticas. A la muerte de Juan Vicente Gómez se le encuentra militando en las cédulas clandestinas del PDN que dirigió Rómulo Betancourt y Jóvito Villalba. Fue diputado en la Asamblea Legislativa del Estado Anzoátegui con los votos de la izquierda en 1937, cuando apenas tenía veintitrés años de edad. De ese tiempo se recuerda la célebre y acalorada discusión en la Asamblea Legislativa la cual funcionaba donde hoy está la Alcaldía de Barcelona.  Esa Asamblea estaba conformada en su mayoría por diputados oficialistas y la única voz y voto de oposición era la del diputado Luis Rafael Bustillos quien se enfrentó en varias oportunidades con valentía y coraje a los insultos del diputado del gobierno Pedro López Centeno, en ese ardor de los debates se retaron a duelo en la Plaza Boyacá lo cual lograron evitar gracias a la intervención de la comunidad.


Cuando concluye su inmunidad parlamentaria, sus enemigos políticos desplegaron una activa persecución contra él, logrando que una comisión lo reclutara para servir en el ejército, situación que logró evadir gracias a su tío Rafael Arturo García quien era amigo cercano al Coronel Isaías Medina Angarita, en ese entonces Ministro de Guerra y Marina. No contento con esto, se sabe que sus enemigos políticos gestionaron ante el Banco Agrícola y Pecuario, la ejecución hipotecaria de la finca Araguita, perteneciente a su padre.

En 1943 gestiona con Rómulo Betancourt la fundación del partido Acción Democrática en Clarines. En ese orden de ideas sigue la lucha hasta llegar al 18 de octubre de 1945 constituida la Junta Revolucionaria en Caracas, lo mismo sucede en los estados y distritos. En Caracas la constituyó Betancourt, en el Estado Anzoátegui Jorge Mogna y en Clarines Luis Rafael Bustillos presidiéndola junto a Don Luis Tirado, Arturo Armas López, Alejandro Porras, Rafael Celestino Chique y como secretario Juan Bautista García (El Mocho) (9).
Luis Rafael Bustillos con su máquina de escribir.

Para la Asamblea Nacional Constituyente de 1946, forma parte de la plancha por Anzoátegui quedando electo como diputado suplente y como era norma de su partido incorporar a sus suplentes, fue juramentado como principal logrando asistir  a algunas sesiones.

En 1947 se instala en Barcelona con una firma mercantil para importar camiones. Allí -pensando en una fuente de ingreso rápido- decide incursionar en el ramo hotelero al inaugurar el Gran Hotel Oriente (10). En 1948 fue electo Concejal por el Distrito Bolívar, junto a Anatos Valladares, el Dr. Tomás Alfaro Calatrava quien presidía el Consejo, César Figuera y Manuel Atique Daez.

A la caída de Gallegos a finales de 1948 regresa a Clarines y se convierte en un perseguido político cayendo preso poco tiempo después.(11) Allí establece un mayor de víveres con la distribución de cerveza Heineken; actividades que tiene que abandonar precipitadamente el año 1951, toda vez que su casa y su negocio fueron allanados por una comisión de la Seguridad Nacional escapando milagrosamente de sus perseguidores (12). Posteriormente, al endurecerse la dictadura, lo encontramos trabajando en las haciendas Alejandría y Miramar (la goleta) como administrador, que pertenecían -para ese momento- a su suegro Manuel Felipe García Domínguez. Allí estuvo, de cierta forma, “enconchado” pues en esos años no fue a Clarines ni de visita. 

Foto tomada a pocos días de haber salido de la cárcel Modelo de Caracas donde estuvo preso por 2 días, 21 y 23 de enero del 58, al ser detenido por la Seguridad Nacional. El corte se lo hicieron en la SN y servía a los esbirros para identificar la razón de su detención o el grado de combatividad que tenía.

Espoleado por las turbulencias políticas y encontronazos con el destino vuelve nuevamente a Caracas donde insiste en incursionar en el ramo del comercio, fundando junto Guillermo Sifontes la firma comercial dedicada a papelería y materiales de oficina llamada “Bustisifont”, la cual se promocionaba con el eslogan:“hay de todo”; En el año 1957 vuelve a trabajar administrando la hacienda Miramar o la goleta (nombre histórico) deforestando y cultivando cocos, para tratar de llevar el cultivo hasta la orilla de la carretera. De vuelta en la capital,  el 21 de enero de 1958, en plena efervescencia política, asiste a una concentración convocada en la iglesia de Santa Teresa donde es detenido por la Seguridad Nacional, pateado y planeado con ensañamiento es llevado a la sede de la SN, donde permaneció por tres días. De ese día, -23 de enero de 1958-, es la famosa fotografía de Luis Rafael Bustillos, que ilustra este trabajo, con un corte de pelo en todo el centro de su cabeza, que era la forma en que la Seguridad Nacional distinguía los presos políticos de los presos comunes.


Al regreso de la democracia ejerce varios cargos en tiempos distintos: administrador del IPASME en Caracas, inspector y jefe de avalúo del IAN, jefe de compra del banco Obrero, entre otros. Ya al final de su vida vuelve a Clarines y junto a su hermano Francisco trabaja en sociedad en una quesera ubicada en un pequeño galpón situado en lo que era el traspatio de la casa de habitación de este. Introdujeron ideas para darle un carácter de producción industrial, caldera, tanques de acero inoxidable, neveras etc. trabajando principalmente en la venta del producto, en las zonas cercanas a Clarines y hasta en Caracas tuvieron un depósito y centro de ventas en el centro de la ciudad. Y por último, junto a su hijo Hernani Bustillos, desarrolló una finca agropecuaria llamada los barracones, en las orillas del Unare.
Vestalia Garcia Armas
Vestalia García Armas, esposa de Luis Rafael Bustillos

Se casó en 1940 con Vestalia García Armas, de cuya unión nacieron Luis Carlos, Jorge Eliécer, Víctor, Lil y Victoria Blanca. Fuera del matrimonio tuvo un hijo con Angélica Ladera: Hernani Bustillos Ladera. Murió en Clarines el 24 de junio de 1989.

Como vemos, escribir sobre la vida de Luis Rafael Bustillos, no es nada fácil, por lo prolifero y por lo cambiante que fue su vida.   Fue sin duda uno de los hijos de Clarines que hay que recordar, por su condición de hombre sensible a su entorno, orientado a lo social y preocupado por mejorar las condiciones de su pueblo. Se sabe con exactitud de las diligencias que hizo -junto con otros clarineses- para que Clarines tenga su escuela granja y de muchísimas otras cosas que es largo de enumerar (13).

Notas:  

  1. En la lápida de la sepultura de Luis Rafael Bustillos, se puede leer la frase, con la cual titulamos este trabajo de investigación: Hombre de honor, valor y lealtad. 
  2.  Luis Rafael Bustillos mantuvo por mucho tiempo una columna de opinión en la prensa que se denominaba “EL RECADERO DE CLARINES”. El nombre de la columna obedecía a que los planteamientos y denuncias que allí plasmaba eran generalmente inquietudes que recogía entre los habitantes de Clarines y zonas aledañas. Posteriormente decide cambiarle el nombre a: “LA VOZ DE CLARINES”. Allí sus temas obedecen a requerimiento de la población: luz, agua, vialidad, seguridad, etc. etc.
  3. Luís María Bustillos, nacido en Clarines el 25 de agosto de 1878, hijo de Manuel García Ramírez y Wuintila Bustillos. Comerciante, agrimensor y agricultor. Dueño del hato Araguita. Murió en Clarines el 9 de febrero de 1968. Wuintila Bustillos era hija de Ana Bustillos Romero, hermana del prócer de la independencia General Lorenzo Bustillos Romero, enterrado en el Panteón Nacional.
  4. María Margarita Armas Itriago, nacida en Clarines el 19 de diciembre de 1881, hija de Felipe León De Armas Ruiz y de Margarita Itriago Domínguez. Murió en Clarines el 27 de Abril de 1954.
  5. Luis Rafael Bustillos, tuvo en tiempos distintos, varios establecimientos comerciales. Su primer negocio de víveres lo tuvo en la casa de esquina propiedad en ese entonces de Mercedes Alfonzo y Rafael Armas Chacin, hoy propiedad de la sucesión Armas Alfonzo en la calle san Antonio. Posteriormente, lo estableció en la casa que era de Pancho Pepe Ávila, donde actualmente funciona el CDI. Y por último, tratando de restablecer sus negocios, lo tuvo en la casa que fue almacén de  Manuel García Ramírez, en la calle san Antonio, hoy propiedad de Julio Cesar Maldonado.   Allí vendía víveres y otras mercancías como telas y utensilios para uso en actividades agropecuarios y centro de acopio de algodón.
  6. La lancha Unión, hizo historia en Clarines. Su primer propietario fue el Maestro Gennis Armas Chacin, posteriormente fue de Luis Rafael Bustillos y por último de Juancito Guacaran.
  7. Luis Carlos Bustillos García, hijo de nuestro biografiado, nos comentó al respecto de estas actividades comerciales lo siguiente: “…Mi padre Compraba algodón a productores locales reuniendo un lote mayor y los enviaba a Valencia, de esa ciudad una Sra. de apellido Degwits le adelantaba dinero a cuenta de esas remesas y él haría lo mismo con los productores primarios en Clarines y su entorno…” Sobre la desmotadora, de Luis Rafael Bustillos, la poca información que hemos podido recabar nos dice, que operaba en la calle San Antonio, que fue de Don Santiago de los Ríos, donde años después funcionó la farmacia de Ramón Bauza. El ing Alejandro Arismendi Álvarez, nos corrobora que cuando niño, jugaba lanzándose en los costales del producto ya desmotado.
  8. Esta venta de combustible estaba ubicada en los alrededores de lo que hoy se conoce como plaza Alejandro Ávila Chacin  y fue establecida principalmente para satisfacer las necesidades de combustible que requerían los camiones de carga pesada, perteneciente a las compañías que en ese tiempo laboraban en las cercanías: Vialarte y  V.O.T. El combustible lo extraían de los depósitos con una bomba manual.
  9. Al respecto su hijo Luis Carlos Bustillos García, nos cuenta lo siguiente: “…A la caída de Medina Angarita por el golpe del 18-10-45 mi padre es llevado en hombros hasta la Prefectura, para que tomara posesión de ella. Él contaba que en ese momento temía que el Prefecto saliente le disparará, pero al contrario entregó pacíficamente y además le confesó que estaba recién llegado y no tenía dinero para regresar con su familia, a su ciudad de origen (creo que en los Andes) situación que mi padre le solventó privadamente dándole algún dinero de su patrimonio para sufragar los gastos del viaje…”
  10. Este Hotel Oriente, funcionaba en un caserón colonial del centro de Barcelona ubicado en la calle Bolívar donde después existió la Digepol y más tarde los estudios Supervisados de la Universidad de Oriente.
  11. Luis Rafael Bustillos, Luis Tirado Bustillos y Rafael Celestino Achique fueron detenidos en septiembre de 1949 al ser acusados de haber mandado a pintar consignas alusivas al aniversario de Acción Democrática en aceras y paredes de Clarines. Con ellos cayeron presos los que ejecutaron dicha acción: David Álvarez Piñero, Alfonzo Conopoima y Antonio Armas Piñero.
  12. Esta etapa de Luis Rafael Bustillos, estuvo llena de vicisitudes. Su hijo Luis Carlos Bustillos García, la cuenta de forma tan amena que vale la pena trascribirla textualmente: “…Después de la caída de Rómulo Gallegos, mi padre regresa a Clarines a establecer nuevamente un mayor de víveres y adquiere la distribución de cerveza Heineken que hacia en  un camión Fargo. Estando en labores comerciales viajó en lancha a Onoto (creo que en ese tiempo era de Juancito Guacarán), en el invierno del 51, en su ausencia se presentó una comisión de la Seguridad Nacional, allanando la casa y buscando detenerlo. Su hermano Francisco al ver la situación salió en una pick up río arriba del Unare después del antiguo puente de la carretera vieja, a esperar que regresara la lancha;  al verla la detienen y le explica la situación, sugiriéndole que se quedara en la montaña vecina. Allí papá  pasó la noche en la intemperie bajo lluvia y mucha plaga. Al día siguiente lo buscó Raimundo Estrada y lo llevó al 133 donde lo dejó. El contaba que el comisario del pueblo era de Clarines y se extrañó que estuviera esperando un carro para Caracas y le dijo que lo llamaron urgente y él le dijo: “pero hubieras tomado un avión” a lo que mi padre   contestó que el le tenía miedo a volar en ellos, logrando tomar una camioneta por puesto y llegar a los Teques donde se “enconchó”. La lancha fue detenida y maltratados todos sus ocupantes,  Jesús Conopoima, al que llamaban PUYITA, un flaquito, lo planearon, no se si iba en la lancha Juancito Guacaran. Eso ocurrió aproximadamente en agosto del 51.
  13. Mucha de la información recogida en este trabajo de investigación, fue proporcionada por David Álvarez Piñero, quien evidentemente sentía por Don Luis Rafael Bustillos, un profundo sentimiento de respeto y admiració.

3 comentarios

Archivado bajo Uncategorized

Don Ricardo Alfonzo

“La augusta respetabilidad de un nombre inmaculado” (1)

A 100 años de su muerte.
Por: Álvaro Armas Bellorín
Cronista de Clarines   A la memoria de escritor Alfredo Armas Alfonzo quien partió de este mundo sin poder terminar la novela que revivía las andanzas del comandante Ricardo Alfonzo  


En los cortos momentos de sosiego que le daba la dosis de morfina que diariamente le suministraban para medio calmarle el punzante dolor sobre la ceja izquierda que terminó matándolo; el viejo teniente de la guerra federal Don Ricardo Alfonzo, no hacia otra cosa sino pensar en todo aquello que había hecho en sus largos 83 años de vida que llegó a cumplir. Ciertamente era un hombre exitoso que desde niño supo enfocar sus emociones para poder retar su destino y convertirse  -en los últimos años-  en una obligada referencia de trabajo y consecuencialmente a eso, en “uno de los hombres de mayor  poder económico en toda esa región” (2) .
En aquella retrospectiva que hacia mientras duraba el efecto del  medicamento soporífero, seguramente recordaba sus primeras ocupaciones impuestas por la pobreza de la familia que se había mudado de Guanape a Clarines buscando un mejor destino (3): Ayudante de zapatero, ayudante de talabartero, cargador de agua, vendedor de leña y -cuando tocaba- se ganaba el día ayudando al puntero a pasar a nado reses gordas en plena crecida del Unare de una orilla a la otra (4).  Había llegado a Clarines con su mama Vicenta Alfonzo y cinco hermanos (5), a una casa techada de paja, ubicada en “La Loma del Viento”, que doña Vicenta pudo adquirir con algunos recursos que trajo de Guanape. 

De ese tiempo de necesidad y  menester, a Don Ricardo Alfonzo le quedó una anécdota que fue recogida años después por su nieto Rafael Armas Alfonzo en una de sus libretas de apuntes: “…mi madre, me contó la vez que Don Ricardo Alfonzo, -siendo aun un muchacho- recibió el susto mas grande que niño alguno haya podido recibir. Había ido a buscar leña por los alrededores de la Cruz de Píritu, -que era la entrada antigua de Clarines-  donde se tenían noticias que andaba suelto un loco del cual se tejían las más inverosímiles y atemorizantes historias. Si Don Ricardo lo sabia, ese día tal vez no lo recordó. Estaba  pues desprevenido reuniendo el encargo al pie de un Majomo delgado y de regular tamaño, cuando de repente ve que un hombre andrajoso viene en veloz carrera hacia él. Estaba solo y el miedo no lo dejó correr. Se encaramó al Majomo, pero cometió el error de dejar el machete al pie del mismo. El perturbado hombre agarró el liniero  y comenzó a picar el árbol con el muchacho arriba pidiendo auxilio a todo gañote. El contó que su salvación fue un arriero que oyendo los gritos del muchacho, se internó un poco para ver cual era el alboroto. El Majomo ya estaba por caerse, pues el desquiciado hombre no descansaba en su empeño de ver al muchacho en el suelo. ¡Mas nunca fue solo por esos lados…!”  

Este recuerdo, en especial, era uno de los pocos que lograba sacarle una sonrisa al viejo comandante en aquella etapa terminal de su degenerativa enfermedad; sin embargo no siempre los recuerdos lo ayudaban a mejorar su estado de ánimo que últimamente lo mantenía lejos del trato y la conversación. No olvidemos que Don Ricardo Alfonzo fue un militar liberal, con actuación probada en la Guerra Federal (6); y consecuencialmente a eso, testigo presencial del más luctuoso episodio de nuestra historia a finales del siglo XIX -una guerra cruenta entre hermanos-. Entre esos episodios que recordaba con verdadera aflicción estaba el último combate, en el que él participó y donde muere uno de sus más cercanos amigos. Hacía siete años que se había firmado en la hacienda “Coche” cerca de Caracas, el tratado que ponía fin a la guerra con un claro triunfo de la federación, sin embargo, era falso que a esas alturas de la historia, la paz estuviera instaurada en Venezuela. Los combates entre liberales y conservadores continuaban llenando de luto todo el territorio nacional bajo la consigna de cualquier pretexto, y en el oriente del país no era la excepción.   

Este último combate en que participó Don Ricardo Alfonzo, lo recoge Francisco Gonzáles Guinan en la historia contemporánea de Venezuela de la siguiente forma:  “… el 14 de agosto de 1870 se encontraron en Clarines las fuerzas liberales mandadas por el General Rafael Adrián hijo con las conservadoras al mando del General Juan Cancio González, quien fue vencido. En poder del vencedor quedaron varios prisioneros, entre ellos el General Manuel Ávila Salazar y los Comandantes Bartolo Perdomo, José Fco. López y Vicente González y en el campo 25 muertos entre oficiales y tropa…(7)  Esta pelea -como la llamaba Don Ricardo- sucedió en la antigua entrada principal de Clarines, exactamente en la subida que da, desde el cementerio norte hacia la plaza bolívar, -lo que hoy se conoce como bulevar Rafael Antonio Portillo-. Él contaba que, ya decidido el combate, vio que su amigo y compañero,  -el marcaducho- Pedro Ricaurte, lo habían herido gravemente de un lanzazo en un costado y apenas se podía sostener sobre la silla de su caballo, a lo que Don Ricardo respondió montando velozmente en la grupa de la bestia arisca que llevaba inerte a su amigo herido, logrando dirigir al animal fuera de la escaramuza. Lo llevó a su casa en la calle San Antonio y allí murió ese mismo día. En varias oportunidades Don Ricardo contó a su hija Mercedes Alfonzo esta anécdota, diciéndole con los ojos llenos de tristeza que esa misma noche lo enterró en el patio de su casa, cerca de la caballeriza. 

    

En el libro “Algo de Guanape”, de Chucho Saume, podemos leer una extensa biografía de Don Ricardo Alfonzo, donde se describe con detalle su actuación en la Guerra Federal. De ella nos permitimos copiar textualmente los párrafos que coinciden con los resultados de la modesta investigación que hemos hecho para ilustrar este articulo: “En Clarines se encontraba Ricardo Alfonzo, ya con edad formal, cuando estalló la guerra Federal y a ella se enroló de inmediato llegando a obtener por sus acciones el rango de Comandante que le fue conferido por el propio Mariscal Juan Crisóstomo Falcón el 20 de Marzo de 1864. Esas acciones de guerra en que participó el Comandante Ricardo Alfonzo se desarrollaron en el centro y occidente del país, pero mas lo fueron en la isla de Margarita donde tuvo acciones brillantes, como lo apunta en detalles el escritor Jesús Manuel Subero en sui libro “Cien años de Historia Margariteña”.
 

Terminada la larga guerra regresó a Clarines donde contrajo matrimonio por poder con Lucia Rojas Zerpa, hija de un escultor y pintor neogranadino llamado Cándido Rojas y de una dama cumanésa de nombre Lucia Zerpa. La razón de hacerse representar en el acto de su boda por una persona amiga, se debió a un serio altercado que sostuvo con el jefe civil y militar de Clarines, Don Celso Ramírez, que lo obligó a ausentase casi definitivamente de esa población…” (8) 
Efectivamente fue así. Don Celso Ramírez y Don Ricardo Alfonzo no se soportaban el uno y el otro y cuando el primero fue nombrado Jefe Civil y Militar de Clarines, este no desaprovechó oportunidad para imponer su autoridad al segundo, siendo la gota que derramó el vaso, un desagradable incidente con visos de humillación, que hizo posible que Don Ricardo renunciara a su carrera militar, a sus negocios y se fuera de Clarines definitivamente para nunca mas volver; tanto fue así, que su matrimonio con la clarinésa Lucia Rojas Zerpa (9),  lo realizó por poder que le diera a su amigo Wenceslao Bustillos (10) precisamente porque había jurado no volver jamás a Clarines. Este incidente, lo recogió Rafael Armas Alfonzo en sus libretas de apuntes inéditos, de la siguiente forma: “…Don Celso Ramírez era un hombre autoritario y déspota y por esta características de su personalidad no contó, mientras vivió, ni siquiera con las simpatías de quienes lo rodeaban. Un día Don Celso quiso imponer su voluntad y su jerarquía sobre Don Ricardo, lo hizo llamar a su despacho y lo conminó a llevar a Barcelona una correspondencia y como se trataba de un asunto importante, debía salir sin perdida de tiempo.

  – No hay problema comandante, yo estoy dispuesto a prestar el servicio. Proporcióneme la bestia en que voy a salir y los gastos que esa comisión ocasionará, le contestó Alfonzo.   

-Solicite usted la bestia, teniente y si no la consigue, salga a pie. En cuanto a los gastos, hágalos usted mismo;  le dijo Don Celso delante de otros compañeros.
– En esas condiciones me niego rotundamente a salir. Tome usted las provisiones que crea conveniente-. Y en un arranque temerario Alfonzo rompió la espada que portaba doblando la hoja sobre la rodilla y agregó: Don Celso ni usted ni nadie me puede obligar a prestar un servicio en las condiciones que me señala- y dándole la espalda salió del despacho.
Si era un acto de insubordinación, ese acto no tuvo posteriores consecuencias. Don Ricardo debió sentirse humillado y hombre de honor y de bríos probados como era, ese sentimiento provocó en su animo una reacción digna de el, la única que podía esperarse de su hombría.
En ese mismo instante siguió para encargar a su hermano Julián Alfonzo de sus asuntos, y sin detenerse a meditar su decisión, montado ya en su bestia, atravesó el Unare con el rumbo que le señalaba el destino y con el firme propósito y juramento de no volver jamás a Clarines.

Bajo ese juramento, Don Ricardo Alfonzo salió de Clarines, acordándose -seguramente- del General, zaraceño Manuel Monserrate Armas Matos, con quien había hecho profunda amistad y causa común en las filas castrenses del federalismo (11). Armas Matos con esposa e hijos se había mudado de Guanape a Sabana de Uchire a establecerse definitivamente allí, sin descansar en su afán de querer convencer a sus amigos pudientes a que lo acompañaran a refundar aquel pueblo atractivo para cualquier militar retirado que ansíe paz y tranquilidad; un caserío amenazado solamente en deshoras por el colmillo del tigre y el veneno de la macagua, que a fin de cuentas eran males menos dañinos y menos ponzoñosos que la inconsistencia del carácter humano. 
 

En ese Sabana de Uchire, de casas techadas de paja, de caminos escabrosos, de tierras fértiles, sembrado como un bejuco de mapuey que busca afanosamente un rayo de luz entre un bosque frondoso de árboles centenarios, accede ir Don Ricardo Alfonzo siguiéndole el rastro a otros compañeros de guerras que ya habían hecho suyos aquellos parajes cercanos al cerro del Paraguayaco, lo que sin duda ayudó a sentir menos traumática la mudanza, (12).  Allí, estableció con éxito sus negocios. Desde allí triplicó su fortuna tan vertiginosamente que no faltó quien le atribuyera el resultado de su trabajo y de su constancia a pactos supersticiosos con un ente extraño (13), Allí, junto a su esposa Lucia Rojas Zerpa, fundó una familia a la que le inculcó en lo mas profundo de su ser, una necesidad intrínseca de trascender, de superarse y de dejar su entorno mejor que como lo encontraron. De ese matrimonio nacieron en Sabana de Uchire: Lucia Victoria, Ricardo, María Teresa, Julio Eugenio, Mercedes Corina, Jesús María y Ana Vicenta Alfonzo Rojas (14). 
 

El 8 de junio de 2014 se cumplieron 100 años del fallecimiento de Don Ricardo Alfonzo, un hecho lamentable e inusitado no solamente entre los pocos pobladores de aquella Sabana de Uchire -donde muere- sino también en toda esa región que baña las aguas del río Unare; si bien es cierto que por su edad, ya la tierra lo reclamaba, también es cierto que su muerte  no fue fácil aceptarla porque con él se iba, o en todo caso se detenía la posibilidad cierta y cómoda que garantizaba el financiamiento justo que en buena medida logró el crecimiento económico de esa zona mil veces azotada por las guerras por el paludismo y la disentería. “El mejor negocio -decía él– es donde ambas partes salen ganando” Hacía varios años, que por razones que en su tiempo no se entendían, se le fue cerrando paulatinamente su ojo izquierdo, a raíz de un dolor punzante que palpitaba sobre la ceja de su ojo enfermo, que a través de los años se fue transformando de leve a inaguantable (15) 

Faltando cinco minutos para las siete de la noche de aquel fatídico lunes 8 de junio de 1914, su último estertor anunciaba el fin un Sabanauchire y el inicio de otro muy distinto (16)
 

 

  Notas:

(1)   Tres días después de la muerte de Don Ricardo Alfonzo, en la Imprenta de la familia Mata, Antonio José Mata Medina, publicó “TRIBUTO de aprecio y de Respeto, a la memoria del señor Don Ricardo Alfonso”. De allí extrajimos parte del titulo del presente artículo.
(2)   Algo de Guanape, Jesús Saume Barrios, pagina 96
(3)   El Dr. José Calazan Mata Bellorín, en su libro.  La Patria Civil, valores y vivencias, pagina 35 escribe una biografía de Don Ricardo Alfonzo. En ella dice lo siguiente: “Don Ricardo provenía de una acomodada familia dedicada a la agricultura y al comercio”.
(4) Respecto a este oficio de Don Ricardo,  Rafael Armas Alfonzo escribe en sus libretas lo siguiente: “…Don Ricardo Alfonzo fue un buen nadador. En su tiempo, el transporte de ganado en pie que se traía desde Guanape o más allá, cuando el río Unare estaba crecido, había que pasarlo nadando. El que traía a su cargo la punta de ganado pagaba dos y medio reales por pasar cada res, casi siempre novillos de engorde que se exportaban por el Puerto de Guanta. Don Ricardo Alfonzo contaba que nunca llegó a pasar más de doce animales durante todo un día. Era un trabajo agotador y muy peligroso…”
(5)  En el libro inédito de Familias del Bajo Unare de Rafael Armas Alfonzo se puede  leer que Don Ricardo Alfonzo tuvo los siguientes hermanos: Diego Manuel, Julián, Zoilo, Daniel y Petronila. El primero, Manuel Romero Alfonzo-reconocido por su padre, General Manuel Romero-, fue el primer Registrador Subalterno que tuvo Clarines en cuyo cargo actúo hasta el 21 de julio de 1879. Curiosamente, muchos de sus actos, especialmente al final de su vida los realizó usando solamente su apellido materno. Julián Alfonzo, hijo de Juan Manuel Domínguez, hombre de buenas relaciones sociales, y conocido ampliamente en Sabana de Uchire, Guanape y Clarines, fue comerciante y agricultor; fue dueño del hato “Cuapa” en terrenos de “Las Calcetas del Bagre”. En su casa en Clarines, – esquina de la calle San Antonio con El Sol, adquirida recientemente por la UNEARTE-, se mencionaba siempre porque allí existió un piano y una nutrida biblioteca donde se podía consulta el Cojo Ilustrado; Zoilo, Daniel y Petronila, fueron hijos del Coronel Lorenzo Bustillos Romero. Zoilo, siempre estuvo al lado de su padre o muy cerca de él. Vivió en La hacienda “San Ignacio” cerca de Río Chico, donde murió dejando amplia descendencia. “…El coronel Lorenzo Bustillos lo nombra en el inventario de sus bienes, como mayordomo de una de sus haciendas: Alejandría. Tomó parte activa en las revueltas o movimiento revolucionarios de su tiempo. Era oficial. En cierta oportunidad, comandó una fuerza, tomó la plaza de Río Chico. No se sabe otra cosa..”; Daniel Alfonzo, murió joven en la hacienda “El Sitio”, ubicada en jurisdicción de Río Chico, propiedad de su padre Coronel Lorenzo Bustillos “…Don Ricardo Alfonzo, informó a su hija Mercedes, que su hermano Daniel, tomaba mucho aguardiente y murió a consecuencia de ello. No se sabe si dejó descendencia..”; Petronila Alfonzovivió en Sabana de Uchire, ya establecido allí su hermano Don Ricardo. En el libro de bautizos de Sabana de Uchire, aparecen bautizados varios de sus hijos. Posteriormente se trasladó a la isla de Margarita y allí dejó descendencia.
(6) Aunque no hemos visto el nombramiento que lo titule como Teniente; hemos tenido en nuestras manos un documento, llamado “Activo y pasivo del finado Sr. Ricardo Alfonzo, según inventario practicado en Sabana de Uchire por su esposa la señora Lucia de Alfonzo y sus hijos Ricardos, Julio y Mercedes Alfonzo Rojas, los días 21, 22 y 23 de junio de 1914” En ese inventario, se dejó constancia que en su escritorio tipo biblioteca, se encontraba encarpetado “Su despacho de Teniente, otorgado por el Mariscal Falcón en 20 de marzo de 1864”    
(7)  Tomo IX Capitulo XIV. Pagina 430 de la historia contemporánea de Venezuela de Francisco Gonzáles Guinan.
(8)   SAUME BARRIOS, Jesús, “Algo de Guanape”, pagina 94, 95, 96 y 97
(9)   Josefa Lucia Celestina, conocida como Mamachia, fue la cuarta hija de Don Cándido Rojas y  Lucia Zerpa, había nacido en Clarines el 19 de mayo de 1852, fue bautizada por el Padre Alemán, siendo sus padrinos dos Juan Bautista Ramírez y Calendaría Álvarez. Murió en Clarines, el 26 de julio 1938 a la edad de 86 años Tanto ella como sus progenitores están enterrados en la iglesia de Clarines, cerca del altar mayor.
(10)En el libro de matrimonios de los archivos de la iglesia parroquial de San Antonio de Clarines, existe la partida de matrimonio de Don Ricardo Alfonzo con Josefa Lucia Rojas, la cual textualmente dice lo siguiente: “En la Parroquia de Clarines, a veintinueve de diciembre de mil ochocientos setenta y cinco, encargado transitoriamente como estoy por el Vº- Cura de Píritu para administrarla durante mi permanencia en ella; y habiendo precedido todos los requisitos civiles, conciliares y canónicos, presencié el matrimonio que contrajo Wenceslao Bustillos, apoderado de Don Ricardo Alfonzo vecino de la Parroquia Sabana de Uchire, con Josefa Lucia Rojas, vecina de este pueblo; siendo testigos D. Galo Santamaría y Petronila Rojas de Santamaría (Fdo) Pedro José Gómez Saa”
(11)MATA BELLORIN, José Calazan: “La Patria Civil, Valores y vivencias” Pág. 24
(12)El General Manuel Monserrate Armas Matos, con su esposa Francisca Álvarez Armas y sus nueve hijos ya se había establecido en Sabana de Uchire cuando Don Ricardo Alfonzo llegó; Pero además de este buen amigo, también lo animaron el uchireño Don Juan Evangelista Arvelaiz, amigo cercano, famoso curandero de la zona del Unare y compañero de armas en la guerra federal, descendiente directo de los fundadores de Uchire; General Zenón Marapacuto, natural de Santa Bárbara, Pedro Luis Osorio, natural de Panapo y quien fuera su ordenanza mientras duró la guerra, Nieves Carmona, los hermanos Agustín, José María y Faustino Tarache, de Murgua, entre otros.
(13)SAUME BARRIOS, Jesús, “Silleta de Cuero”, Pág. 51,52,53,54 y 55
(14)Del matrimonio de Don Ricardo y Lucia Rojas Zerpa, nacieron los siguientes hijos: Ricardo Alfonzo Rojas, nacido el 2 de julio de 1878, fue un investigador y científico experimental. Introdujo los rayos X en Venezuela y la telegrafía sin hilo. Casó en Clarines el 19 de marzo de 1908, con María Enriqueta García Domínguez, hija de don Manuel García Ramírez y Rosaura Domínguez Armas, tuvieron descendencia en: Esther, Ligia, Ricardo Manuel, Eva y Plinio; María Teresa Alfonzo Rojas, casó en Sabana de Uchire con Jesús Domínguez. Tuvieron descendencia en: José Feliz, Consuelo, Juan Bautista y Raúl; Julio Eugenio Alfonzo Rojas: caso en Sabana de Uchire el 3 de mayo de 1919 con Carlota Guzmán Urbina, hija de Don Ángel María Guzmán y Rafaela Urbina. Tuvieron descendencia en Julio Víctor, Rafael Jacobo y Vinicio. Mercedes Corina Alfonzo Rojas, casó en Clarines el 4 de Septiembre de 1918 con Rafael Armas Chacin, hijo de Dionicio Armas Itriago y Antonia Teresa Chacín Espinoza. Tuvieron descendencia en Rafael, nacido en Clarines el 16 de Septiembre de 1919 sus padrinos fueron, de bautismo Ricardo Alfonzo Rojas y Lucia Rojas Zerpa y de confirmación Julio Alfonzo Rojas; Alfredo Julio, bautizado con este nombre y confirmado con el de Alfredo Sixto, nació en Clarines el 6 de agosto de 1921, sus padrinos fueron, de bautismo Pedro Vicente Chacin Gutiérrez y Luisa Delfina Domínguez de Chacín y de confirmación, don Gerardo De los Ríos; Roberto Mario, nacido en Clarines el 17 de abril de 1925. sus padrinos fueron Julio Alfonzo Rojas y Carlota Guzmán de Alfonzo, quienes apoderaron a Don José G. Chacín Bustillos y María Aurelia Chacin Lusinchi y de confirmación Gennis Armas Chacín.  Y  Lourdes Lucia, que nació en Cumaná el 10 de diciembre de 1927, bautizada en caracas el 28 de abril de 1928, sus padrinos fueron: de bautismo Dr. Pedro José Tronconis y Laura Santana de Tronconis; y de confirmación Sra. María Henriqueta. de Alfonzo. Tuvo Mercedes Alfonzo Rojas otra hija llamada Eda Eligia que nació en Clarines en 1920, murió de 28 días de nacida de cólico infantil. Vicenta Alfonzo Rojas, casó en Sabana de Uchire con Tomas Ytriago Sifontes, hijo de Don Manuel Itriago Armas y de Buenaventura Sifontes Pérez, tuvieron la siguiente descendencia: Evelia Rosalía, Ricardo Manuel, Ángel Clemente Julio Celestino y Tomasito Itriago Alfonzo, todos nacidos en Sabana de Uchire.  Lucia Victoria Alfonzo Rojas (Tura), Murió Soltera, no dejo descendencia y Jesús María Alfonzo Rojas , murió de 40 días de nacido.
(15)En mas de una oportunidad Don Ricardo relató que su enfermedad lo hacia sentirse un hombre desgraciado. En una carta dirigida a su hijo Ricardito le decía: “…de mis males bien, o mejor diré casi lo mismo pues mientras dependa de la morfina, no hay salud…”   por otro lado, al reverso de una fotografía de Don Ricardo Alfonzo de fecha Marzo de 1897, se puede leer en la letra de su hijo Ricardito lo siguiente: “Que este beso que imprimo hoy en tu frente lo sientas arder eternamente como un recuerdo de tu desgraciado padre..”.   Palabras de mi padre cuando me despedí de él pensando llevar a efecto mi  viaje a Londres. Ricardito
(16)Mercedes Corina Alfonzo Rojas fue quien atendió a Don Ricardo Alfonzo hasta el día de su muerte. En una libreta de apuntes perteneciente a ella, escribió lo siguiente:   Nació papá en la vecina población de Guanape el año de 1831, un año después de la muerte del Libertador, cuando las pasiones políticas alcanzaban su  más alto grado de exaltación, movidas por adversas ambiciones de predominio. Fueron sus padrinos de bautismo Don Rosalino Ron y doña Eustaquia Arvelaiz. Fue su padre Don Vicente Félix Sarria (Español- Canario) y su madre Vicenta Alfonzo. Casó en Clarines con Josefa Lucia Rojas Zerpa e día 29 de diciembre de 1875. Murió en Sabana de Uchire el 8  de junio de 1914, faltando cinco minutos para las siete de la noche. Se hallaban alrededor de su lecho: Su esposa Lucia de Alfonzo; sus hijos: Lucia V., Ricardito, María Teresa, Julio, Ana Vicenta y yo; sus yernos Jesús M. Domínguez y María H. García de Alfonzo, y sus hijos naturales Luis C. Velazquez y María Tarache. Para velarse en capilla fue preparado por Tomas Itriago, Juan Cabeza y yo. Había transcurrido hora y media de haber expirado y conservaba aun la misma temperatura ardiente que en sus últimos dos días de insólita gravedad. Una degeneración rápida del cerebro fue la causa de su muerte. La urna fue construida por Andrés Mata Medina, de Cedro amargo, forrada en pana negra, con ribetes de cinta negra, cordones y borlas negras y chapas metálicas de formas diversas. Tenía las dimensiones siguientes: Longitud media 199 centímetros; anchura media, 43 centímetros y altura 45 centímetros. Su entierro verificose a las 4 de la tarde (30M) del 9 de junio. Su sepultura, con bóveda fue construida por el maestro albañil Pedro Solórzano

Deja un comentario

Archivado bajo Uncategorized

El General Lorenzo Bustillos Romero

  Prócer de laIndependencia


Por: Julio José González Chacín
Lorenzo Bustillos Romero
El General de Brigada Lorenzo Bustillos Romero,nació en Guanare, Estado Portuguesa en el año 1.791[1],era hijo del Capitán Manuel Bustillos y Josefa Romero.Prócer de la independencia. Se encuentra enterrado en el PanteónNacional . Su hoja de servicio durante la Guerra de Independenciaabarca 14 años 10 meses y 12 días y su participación en 14batallas, llegando a alcanzar el grado de Primer Comandante deInfantería, otorgado por el propio Libertador Simón Bolívar el año1.827. Finalizada la Guerra de Independencia, continua con suascendente carrera militar y llega al grado de General de Brigada.
La vida del General Lorenzo Bustillo no ha sidovalorada en justa medida, es tal vez uno de esos héroes olvidados,poco estudiados y nosotros resumiríamos su importancia en losiguiente: 
  1. Lo podemos considerar el último oficial que combatió a Españoles en tierras venezolanas al final de la Guerra de Independencia, quedando a cargo de someter a los llamados Facciosos de los Guires quienes al mando del Coronel José Arizábalo y Orovio, fueron el último bastión Español que quedaron asolando algunas zonas de Venezuela.[2] 
  1. Fue uno de los pocos oficiales que toma las armas para defender los ideales del Libertador Simón Bolívar, luego que el 6 de mayo de 1.830 la constituyente reunida en Valencia consumara la separación de Venezuela de La Gran Colombia y que en ese mismo acto se nombrara a José Antonio Páez Presidente de Venezuela, a principios de  Junio de ese mismo año, Bustillos se alzó en armas en Río Chico junto con el General Julián Infante (Orituco) y el Coronel Francisco Vicente Parejo (Cumana).
La familia Bustillos
La familia Bustillos es originaria de la ciudad deGuanare, en el Estado Portuguesa, de allí sale Manuel Bustillos,a principios del siglo XIX hacía la zona de Barlovento, ya casadocon Josefa Romero y con varios de sus hijos, nacidos tambiénen Guanare. Tuvo que ser antes del año 1.806, dado que ese añointroduce una carta solicitando sean declaradas realengas una porciónde tierras comprendidas en los linderos: Norte Riberas del Mar, Estey Sur: Camino de Cúpira, desde el sitio denominado el coco, hasta elrío Chupaquire[3],Oste Río Chapaquire, tierras que posteriormente llevarían el nombrede Hacienda Alejandría, en el Archivo de la Academia de Historiapodemos localizar el expediente completo levantado a partir de estasolicitud.
Investigaciones que estamos llevando a cabo y quemantenemos aún inconclusas, ubican a Don Manuel Bustillos comodescendiente de Francisco de Moctezuma, que a su vez es descendientedel último emperador Azteca Cuaohtemoc, conocido también comoGuatimosin.
Pero continuemos con la familia Bustillos Romero quenos ocupa en este momento. Los hijos del matrimonio de ManuelBustillos con Josefa Romero fueron los siguientes:
La Guerra de independencia sorprende a Manuel Bustillos en la zona de Barlovento, movimiento al cual se suma. Para el año 1.810 era nombrado Capitán de las Milicias Regladas,nombramiento que dice:
Don Fernando VII (…),etc. Por quanto atendiendo a los servicios y méritos de voz, DonManuel Bustillos, Justicia  Mayor del Valle de Cúpira, hevenido en conceder, el grado de Capitán de Milicias Regladas conagregación al Batallón de los Patriotas de Venezuela, uso de suuniforme y goze del fuero militar que corresponde a este cuerpo. Portanto mando a los Capitanes, Generales, Gobernadores de las armas.
Dado en el Palacio dela Suprema Junta de Gobierno de Caracas a siete de Noviembre de1.810. En el R.I.
Don Fernando VII.
Por la Junta Supremade Venezuela:
Martín Tovar yPonte, Presidente. Isidoro Antonio López, Vc. Presidente. Lino deClemente, VL. Secretario del Despacho de Guerra.
Caracas 8 deNoviembre de 1.810. Cúmplase lo que S.A. manda, tómese razón deeste RI nombramiento en el tal. de cuentas y oficinas generales deReal Hacienda de este Capitán. Franco de Berrío. Tomóse razón enel tal. de cuentas. Caracas. Noviembre 14 de 1.810, José Joaquín deYarza.[8]

Real Provisión de fecha 28 de noviembre
 de 1.816, solicitando le sean devueltos
los bienes de Manuel Bustillos a
su esposa Josefa Romero. 
El año de 1.813 y raíz de la caída de la PrimeraRepública fue apresado y trasladado a la ciudad de Barcelona endonde fue ejecutado, todos sus bienes fueron embargados.Posteriormente su esposa reclama la devolución de los bienes y esasí como el año 1.816, por Real Provisión de fecha 28 de Noviembredel año 1.816, de la Real Audiencia de Caracas[9],se ordena al Teniente de Justicia Mayor del pueblo de Cúpiradevolverle los bienes que le embargaron a su marido Don ManuelBustillo. Creemos que las ordenes de esta real provisión no sellevaron a cabo, puesto que Lorenzo Bustillos indica en su testamento“Declaro que aunque los bienes de mi difunto padre eran cuantiosos,nada heredé por haberlos confiscado y rematado el gobierno Español,por tener el pecado de haber sido patriota en la guerra deindependencia.”[10]
Los descendientes del General Lorenzo Bustillos:
Lorenzo Bustillos de civil.
En cuanto al General Lorenzo Bustillos Romero,sabemos por su testamento que contrajo matrimonio dos veces, enprimeras nupcias casa con Joaquina Iriza, que a su vez eraviuda del Doctor Cristóbal Carboné, matrimonio del cual no hubodescendientes y de quien Joaquina heredó una considerable cantidadde bienes. Los descendientes de este matrimonio fueron:

Joaquina Iriza fallece de manera accidental en lapoblación de Guanape en el año 1.838, mientras se encontrabavisitando a su hija Modesta, a la sazón casada con Vicente DámasoDe Armas Madurera, hijo de Don Calisto Vicente De Armas Cañas,también prócer de la independencia. Según se deduce de sutestamento, las relaciones entre Vicente Dámaso y su suegro no erande las  mejores, al parecer la conducta y los negociosemprendidos por el yerno no eran del agrado del General LorenzoBustillos, muy a pesar de sus constantes ayudas económicas. [12]
Posteriormente, transcurridos 6 años, contrae unsegundo matrimonio, el 29 de septiembre de 1.844, con María de lasMercedes Álvarez, con los descendientes: 

El General Bustillos tuvo muchísimos hijos fueradel matrimonio en diferentes mujeres, de los cuales no hemos logradoobtener mayores datos, se dice que son mas de 50 hijos. Sólo tenemosreferencias del hijo que tuvo con Carolina Ron Diez, eligualmente General Lorenzo Guevara Ron, que fue reconocidocomo propio por el luego esposo de Carolina el Comandante LorenzoGuevara. De este General descienden el famoso José Tomas Funesy el periodista, escritor y moderador de TV: Carlos Rángel Guevara.
Su carrera Militar:
Es así como Lorenzo Bustillos Romero, en elaño 1.813 con 22 años de edad y luego que su padre fuese llevado alpatíbulo, ingresa a las filas del ejército Libertador, tomandoparte, ese año, en la Batalla de los Horcones (22 de julio de1.813), acción que fue ganada por los patriotas al mando de JoséFélix Ribas y Jacinto Lara, a los realistas mandados por elcomandante Francisco Oberto, quien se movió a este lugar y escogióposiciones para esperar la columna de Ribas. Fue un ataque rápido ydecidido, que lo hizo dueño de la artillería y obtuvo un poco másde 500 hombres. Un completo triunfo sobre el enemigo que eran casi eldoble, quedando en su poder todo el material médico de transporte ymás de 300 prisioneros.
Para el 31 de Julio de 1.813 lo encontramos en labatalla de Taguanes, bajo el mando de Simón Bolívar con 1.500patriotas y el grupo realista comandado por el Coronel JuliánIzquierdo 1.200 , este último muere en la batalla. En esa lucha porla libertad, valientes de ambos bandos después de 6 horas de combatederramaron su sangre para cerrar con laureles de gloria la “CampañaAdmirable” que desde la frontera colombiana meses antes habíaemprendido Simón Bolívar. Allí Bolívar con su genio y con suespada fue protagonista de la batalla más importante que tuvo lugaren tierras de Cojedes, logrando mediante este triunfo que el 14 deoctubre de ese mismo año (1.813) le dieran el titulo de Libertadorde Venezuela. Quien mejor que el propio Simón Bolívar para narrarlos hechos que allí acontecieron en ese histórico día de julio:
“El 31, bientemprano me puse en marcha y a las dos horas de jornada recibí avisodel combate de nuestra descubierta, en que me dice que el enemigo, ennumero de mas de mil hombres, venia al encuentro y que se hallaba alfrente de él en la sabanas de Los Pegones.
Forcé mis marchas ycuando llegue allí, el enemigo, acobardado con la sola presencia denuestros cazadores, se retiraba. Di orden para que lo persiguiesennuestra caballería, que inmediatamente obedeció y cargó sobre él;pero cuando llego a la sabana de los Taguanes, lo hallo formando enbatalla y fue preciso que guardándose a la infantería; llego esta,dispuse el campo y viendo que el enemigo marchaba sobre nosotros,determiné irlo a recibir, ordene marcharse de frente la infanteríay que la caballería, que formaba mi ala derecha, fuese a contarlopor la espalda en la grande llanura en que se presentó la acción.Entonces la intrepidez de nuestras tropas produjo en las españolasel pavor, inmediatamente emprendieron su retirada ordenada y lasostuvieron por espacio de seis horas hasta que viendo que nuestracaballería casi lo cortaba, se introdujo el desorden, empezó ladisolución, y a las dos horas de persecución ya teníamos ennuestro poder a mas de doscientos prisioneros, porción de fusiles,cartucheras, pertrechos, que dejaban en el campo. Toda la tarde duróla acción, en que murieron muchos españoles, entre ellos seis desus mejores oficiales, uno de estos el comandante Izquierdo;perdieron toda su infantería, que quedó dispersa por los bosques, oprisioneros, o pasado a nosotros pidiendo asegurar que no escaponingún infante.
De este modo hedestruido los miserables estos que mantenían el poder tirano de losespañoles en la Provincia de Caracas, siendo mucho de extrañar queno hubiésemos tenido por nuestra parte otra perdida que laherida leve de un soldado…”[19]

Simón Bolívar.

Para finales del mismo año, el 5 de Diciembre de1.813, participa en la Batalla de Araure, comandada por SimónBolívar y que comenzó al amanecer, con una duración de seis horasaproximadamente. Se llevó a cabo en la ciudad de Araure, en elestado Portuguesa. Los ejércitos españoles de Apure y Coro sehabían logrado reunir en la pequeña ciudad portugueseña de Araurey amenazaban el occidente de la república e inmediatamente a laciudad de San Carlos. Al finalizar la batalla quedaron en el campoenemigo 500 muertos, entre 300 y 800 prisioneros que fueron pasadospor las armas, 10 cañones, 1000 fusiles, 6 sacos de plata y 5banderas. Una de ellas, el orgulloso estandarte de Numancia, fueentregado por Bolívar al Batallón Sin Nombre, comandado porFlorencio Palacios, bautizándole con el título de “Vencedor deAraure”. La batalla fue decisiva al acabar con las pretensiones delos españoles de marchar a Valencia vía San Carlos y en vez de ellose vieron obligados a volver a sus posiciones originales, Yáñez aApure y Ceballos a Coro.
Bolívar en reconocimiento de la valiosa acción delSin nombre expresó: “Vuestro valor ha ganado ayer en el campode batalla, un nombre para vuestro cuerpo, y aún en medio del fuego,cuando os vi triunfar, le proclamé del Batallón Vencedor de Araure.Habéis quitado al enemigo banderas que en un momento fueronvictoriosas; se ha ganado la famosa llamada invencible deNumancia”[20].Bolívar encargó la persecución de los restos españoles a Urdanetay volvió a Caracas.
Ascendido a Sargento en el año 1.814, participa esemismo año en la batalla de Ospino (Barinas, 02-02-1.814), batallaque a pesar de que no fue de gran magnitud, tuvo sin embargo muchaimportancia para la Revolución, porque en él murió de un balazouno de los militares realistas más activos y valientes, Jefe deCaballería apureña, muy conocedor de los llanos Don José AntonioYánez. Un combate sangriento se empeñó entre ambos cuerpos; peroal cabo de una hora fue derrotado completamente el enemigo, conpérdida de la mayor parte de su gente, y entre ellos el mismo Yánez.
Para el 16 de Octubre de 1.814, se encuentra en lascercanías de Cumaná, y participa en la histórica Batalla de ElSalado. En la misma el jefe realista José Tomás Boves derrotó algeneral patriota Manuel Carlos Piar, quien pudo huir hacia Maturínen compañía de los pocos soldados, hombres y mujeres quesobrevivieron a la gran matanza a la cual fue sometida la poblaciónde Cumaná, la cual quedó bajo el dominio realista hasta l821. Bovesarribó por mar a las costas cumanesas el 15 de octubre, donde sóloencontró una débil resistencia comandada por Piar con escasoshombres, quienes impidieron la entrada del caudillo a la ciudaddurante un día de combate en la batalla de El Salado, llamada asípor el sitio donde se escenificó. Pero la superioridad del ejércitorealista venció el valor de los revolucionarios, y el día 16 Bovesinició su genocidio en el espacio cumanés con varios centenares devíctimas entre quienes cayeron Pedro Avendaño, Vicente de Sucre,Baltasar de la Cova, Domingo Pantaleón García, Carlos Malaret, ylas hermanas Rosa y Carmen Merci.
Conocido por sus valerosas actuaciones al lado delLibertador y de Piar, el General oriental José Tadeo Monagas loincorporó a su ejercito en el año 1.815. Ese año, bajo el mandodel propio Monagas, Bustillos tomó parte en las batallas que selibraron en el oriente del país: El Chaparro (14 de Febrero) y SanDiego de Cabrutica (5 y 15 de Marzo), Cachipo, San Diego, el Guapo (Alas órdenes de Bermudez) y Peña Negra.
Retirado de la actividad militar y dedicado a lasactividades agrícolas en su hacienda Valparaíso en Panapo,población cercana a Cúpira, Bustillos empuñó nuevamente las armasen 1.821 y se unió al General José Francisco Bermúdez en labatalla de El Guapo, donde el 8 de mayo derrotaron a los realistas yocuparon el pueblo. Ascendido a Capitán, se retiró nuevamente a suhacienda.
A principios de 1.827 fue llamado por Bolívar paraque se incorporara al ejercito, siendo ascendido por el mismo aPrimer Comandante Efectivo de Infantería, designándolo Comandantede Río Chico.
Los Facciosos de los Güires
Una vez finalizada la Batalla de Carabobo en 1.821,unas partidas del Ejercito Realista que habían sido vencidas,siguieron en armas por las montañas de Tamanaco, Macaira, Lezama ylos Güires, que se mantuvieron obrando por su cuenta desde ese año,y fueron conocidos como los Facciosos de Los Güires o “Facciososde la Costa de Barlovento” y estaban repartidas en varias bandasarmadas hasta el año 1.827 cuando el Teniente Coronel JoséArizábalo y Orovio[21]toma la decisión de organizarlas. Reunidas al fin todas laspartidas,  Arizábalo coloca al frente a los jefes JuanCelestino Centeno,  Inocencio Rodríguez y  DoroteoHerrera.
Entre tanto, Lorenzo Bustillos a finales de ese año1.827 solicita letras de retiro, sin embargo el General José AntonioPáez  no aceptó tal solicitud, por considerarlo uno de losmilitares claves en la lucha contra los facciosos de los Güires, yademás de nombrarlo corregidor del Cantón de Río Chico, locomisionó para reducir al guerrillero realista Teniente Coronel JoséAntonio Arizabalo, quién capituló ante Bustillos en la Boca del ríoArauca el 18 de Agosto de 1.829. En esa oportunidad Bustillos aprobóel convenio de 9 artículos que le presentó Arizabalo para rendirse.Posteriormente dicho tratado fue ratificado por Páez en Ortiz,Estado Guarico el 4 de septiembre de ese año, convirtiéndose asíBustillos, en el último militar que combatió y derrotó a losrealistas en territorio venezolano.
Alzamientos contra Páez
Para el año 1.828, viendo el camino que se estabasiguiendo en Venezuela desde el año 1.826 con el movimientoseparatista de La Cosiata, con las intenciones de desconocer a SimónBolívar como Jefe supremo de la Gran Colombia, le envía desde lazona de Guanape la siguiente carta, que además aparece firmada porVicente Ferrer de Armas Cañas, nativo del pueblo de Guanape e hijodel fundador de ese pueblo Vicente María de Armas:
Delcomandante y oficiales de la columna de operaciones de Barlovento.
A S. E. el Gefe Superior: SimónBolívar
Excmo. Sr.
El comandante de lacolumna de operaciones contra los facciosos de la costa de Barloventoy oficiales, á V. E. sincera y respetuosamente manifiestan: quese hayan en la persecución de los facciosos que perturban latranquilidad de este departamento:
  • que animados siempre del deseo de su destrucción,han visto con indiferencia lo penoso de una guerra tártara, elabandono de sus propios intereses, y las privaciones de toda especie,solo por la salud de la patria.
  • que ansiosos de la lisonjera esperanza de terminarestos males que afligen nuestro suelo no han tenido dificultades queno hayan intentado vencer para conseguirlo; cuando ha llegado á susmanos el papel titulado el Voto de Venezuela,
  • que en parte Excmo. Sr. ha hecho desmayar nuestroardor patriótico. Porque ¿cual seria el triunfo que consiguieran,sí el desorden toma posesión de sus trabajos?

Bien conocido es,Excmo. Sr., que la perversidad de algunos quiere envolver la naciónen nuevas disensiones, y esperan solo el resultado de la granconvención nacional para descararse, según el espíritu del partidoque indican.
Las milicias quecomponen esta columna, bien sabe V. E. son formadas de la parte maslaboriosa de la república; ¿y verán con indiferencia que despuésde tantos años de una continua guerra, se convierta el descanso queesperan en peores y mas penosas fatigas? Por que ¿Que sucederá, sila integridad nacional se separa?. Ellos pues coincidiendo en sí, yen todas sus partes con los cuerpos militares que hasta ahora se hanpronunciado, particularmente con las ideas del batallón Cívico deCaracas, expresan que sostendrán con el mismo carácter de aquellos,la integridad nacional, y que V. E. recomiende que la columna queactualmente obra contra los facciosos de Barlovento se pronuncia, queS. E. el Libertador Presidente reasuma en sí el poder supremo de lanación, y conserve su integridad, hasta que la república libre desus enemigos, se halle en perfecta paz. Esta es la opinión deBarlovento, y particularmente de los oficiales que suscriben, y queindica á V. E. para que esté al cabo de ella.

Río de Guanape,Marzo 23 de 1.828.

Firmado: Excmo.Señor: El Primer Comandante de Ejército, y Comandante de la columnade operaciones contra los facciosos de la costa de Barlovento,Lorenzo Bustillos. El Capitán de Granaderos,Eusebio Gómez. El Capitán de Cazadores, José Francisco Carache. ElCapitán de la Segunda, Pedro Escalera. El Capitán de la Tercera,José A. García. El Capitán de la Cuarta, Pedro Carma. El Tenientey Ayudante del Cuerpo, José Freytes. EI Teniente Primero, JoséMaría Falcón. El Teniente, J. J. Escovar. El Teniente, MiguelAcevedo. El Subteniente, Alejandro Calzadilla. El Subteniente, Juande la Paz Guacaron. El Subteniente, Vicente F. de Armas.El Subteniente, Isidoro Fernández.[22]

En ese misma tónica, y ante los pronunciamientos delos diferentes pueblos y ciudades apoyando la designación delLibertador Simón Bolívar como Jefe Supremo, Lorenzo Bustillos,conjuntamente con representantes de los poderes del pueblo de RíoChico y otras personalidades del mismo, el 14 de agosto de 1.828lanzan la siguiente proclama:

En la villa de laMerced de Rió chico, á 14 de agosto de 1828, reunidos en cabildoextraordinario á virtud de citacion, los señores que lo componen, ásaber: alcalde primero José Miguel Machado y segundo interino JoséHernández Cabrices, por ausencia del propietario Manuel Ruiz. ymunicipales Antonio María Requena, Antonio Díaz, Lorenzo Romero, ysindico municipal interino Ascensión Guerra, sin la concurrencia delpropietario Pedro Chasin, dispuso el cuerpo municipal se citase alseñor comandante de armas Lorenzo Bustillos, y demás vecinos ypadres de familia de esta villa, con el fin de que cada unomanifieste tu opinión acerca de la continuación del mando supremoen el Libertador Presidente, Simón Bolívar, y habiéndose asíreunido el expresado señor comandante y varios padres de familia delos mas respetables de esta villa, se les impuso por el cuerpomunicipal del objeto de esta concurrencia, haciéndoseles presentehaber llegado á manos del cuerpo municipal los pronunciamientos deBogotá y Venezuela, en que le dan al Libertador Presidente, SimónBolívar, la investidura de gefe supremo, para la conservación de larepública en las criticas circunstancias en que ella se ha visto, yunánimemente se acordó:
  • Que desde luego consignan su suerte en aquel héroe quetantas veces ha acreditado su constancia, sabiduría y su amor á lalibertad rompiendo las cadenas de los pueblos oprimidos por latiranía española y que hoy forman la nación colombiana, para queorganizando todos los ramos, proporcione la prosperidad que deseamos,terminen todos los males que nos han agitado, y renazca la paz y latranquilidad ; que el Libertador Presidente como gefe supremo y comocreador de esta misma república, es el genio capaz de conseguirnosestos bienes, por haberlo acreditado en otros tiempos mascalamitosos, y que reuniendo la confianza de esta corporación, y deestos habitantes por un deber de gratitud, y por la conservación desu existencia política, se ponen bajo sus auspicios.
  • Que de esta acta se pase copia legalizada al señorintendente del departamento de Venezuela, para que se sirvatransmitirla á S. E. el gefe superior. Con lo que se concluyó yfirman los señores municipales y demás concurrentes, junto conmigo


El secretario de quecertifico: José Miguel Machado. Antonio Hernández. Antonio MaríaRequena. Antonio Díaz. Lorenzo Romero. Ascensión Guerrero. José F.Alvarado, administrador. El primer comandante del circuito,Lorenzo Bustillos. El coronel, Ramón Machado. El alcaldeprimero parroquial, Manuel A. Gonzales, El alcalde segundoparroquial, Francisco Rodríguez. El padre de menores, JoséGonzález. Pedro José Abello. Luís López. Juan Manrique. ManuelMedina. Francisco Mata. José Torres. José Melo. Manuel Álvarez.José Fraile. Miguel Vigas. Capitán de Milicias regladas delbatallón de Cumaná, Nicolás del Valle. Miguel José Rodríguez.José María Rengifo. Vicente Guio. Andrés Díaz. Francisco GonzalesÁlvarez. Modesto Córdoba. José Vicente Guevara. Pedro Gomez.Dionicio Tadiso. Bernardo Bermúdez. Juan Nepomuceno Triaso,secretario.[23]


Al parecer el General José Antonio Páez desconocía el contenido de las anteriores comunicaciones, y es asícomo el 22 de Enero de 1.829, siendo Jefe Superior Civil y Militar deVenezuela, le nombró Corregidor del Cantón de Río Chico y dice sunombramiento:
En nombre de laRepública, ordeno y mando a todos los Tribunales, jueces y empleadosde ella, tengan al expresado General Lorenzo Bustillospor tal corregidor del Cantón de Río Chico, El Guapo, Tacarigua deMamporal, Cúpira, Tacarigua de la Laguna, Machurucuto, Sabana deUchire, Boca de Uchire y Capaya, pudiendo usted nombrar en ellas susCorregidores que dispone el reglamento, y sus moradores le obedezcan,acaten y respeten como Magistrado, cumpliendo sus ordenes ydisposiciones.[24]
General José AntonioPáez.
Jefe Superior Civil yMilitar de Venezuela
Sin embargo, a pesar de este nombramiento, luego queel 6 de mayo de 1.830 la constituyente reunida en Valencia consumarala separación de Venezuela de La Gran Colombia y que en ese mismoacto se nombrara a José Antonio Páez Presidente de Venezuela, aprincipios de  Junio de ese mismo año, Lorenzo Bustillos sealzó en armas en Río Chico junto con el General Julián Infante(Orituco) y el Coronel Francisco Vicente Parejo (Cumana), su proclamaera restablecer la integridad de Colombia y el reconocimiento de laautoridad suprema del Libertador Simón Bolívar.
Páez  había manifestado su voluntad desometer su espada, su lanza y sus triunfos militares a la disposiciónpacificadora que, de un modo u otro, opera en aquel instante ante loshechos insurreccionales de Orituco y Río Chico, cuyos jefes, Julián Infante y Lorenzo Bustillos, decían defender la integridad de laGran Colombia y la gloria de Bolívar. No obstante, el movimientoinsurreccional fue derrotado por el ejercito del General José TadeoMonagas, quien firmo un tratado de paz el 20 de junio de 1.830 conParejo y Bustillos, condicionado al apoyo de gastos de guerra,amnistía, respeto por los bienes de los comprometidos y empleo delos funcionarios. Es entonces, cuando Páez, el 23 de Junio de 1.830efectúa la siguiente proclama:
JOSE ANTONIO PAEZ
GEFE DELESTADO DE VENEZUELA.
A los Venezolanos
COMPATRIOTAS:Venezuela se hizo libre e independiente por su propia voluntad: LaNueva Granada ha reconocido la justicia de nuestros votos, y elGeneral Simón Bolívar de el territorio de Colombia. El Congreso deVenezuela establece por leyes inmutables nuestros derechos y deberes,el ejercito es el primer apoyo de la soberanía nacional y la opiniónnos ilumina como la antorcha del bien.
Entretanto, lamalignidad sorprende algunos incautos para contrariar el querer detodos y privarnos de tan preciosos dones. ¡Desgraciados! ElCongreso, el Pueblo, y el Gobierno forman una sola potencia parasostener la libertad y el orden.
PUEBLOS DE RÍOCHICO,CHAGUARAMAS Y ORITUCO: Un día de esclavitud es un siglo de dolor.¿Qué defienden vuestros opresores? ¿La autoridad del GeneralBolívar? Ninguna tiene ya. ¿La integridad del antiguo territorio?Está disuelta por voluntad de los Venezolanos, y Granadinos, y tocaa los representantes del pueblo hacer lo que convenga a los interesescomunes.
VENEZOLANOS:Permaneced tranquilos, los tres cantones cuyo reposo es alterado hansido oprimidos por sus comandantes militares, ellos y sus cómplicesserán castigados si no se acogen a la clemencia del gobierno.
SOLDADOS: Marchad adestruir a los que se atreven a insultaros: acordaos  de quevais a pelear con vuestros hermanos para que compadezcáis alrendido.
Cuartel general enCaracas a 23 de Junio de 1.830
José Antonio Páez[25]
Posteriormente en agosto del mismo año, lanza lasiguiente proclama:
Conciudadanos: en23 de junio os ofrecí que la tranquilidad sería restaurada enRíochico, Orituco y Chaguarama; porque el Congreso, el Pueblo y elGobierno son una sola potencia para sostener la libertad y el orden.La prudencia de su Señoría el general José Tadeo Monagas, laactividad de S. E. el general José Francisco Bermúdez, el denuedode otros muchos jefes y el celo de los ciudadanos armados con estesanto objeto, cumplieron la patriótica misión. La libertad y elorden están restablecidos, y de un extremo a otro de Venezuelainclinamos todos la frente ante la soberanía nacional. Cesaron yalos amagos exteriores y las turbaciones internas.[26]
Luego de la muerte de Bolívar el 17 de Diciembre de1.830, Bustillos volvió a levantarse en armas contra el gobierno dePáez por considerar que este había traicionado los idealesintegracionistas del Libertador, esta vez en una conspiracióncomandada por el General José Tadeo Monagas. Dejemos que sea elpropio José Antonio Páez que nos comente estos sucesos:
Así a todossorprendió que en 15 de Enero de este año alzara el estandarte derebelión y proclamara el restablecimiento de Colombia en lasprovincias de Cumana, Barcelona, Margarita, y en los cantones de RíoChico, Orituco, Chaguaramas, Caucagua y otros puntos de la provinciade Caracas. En la ciudad de Aragua de Barcelona se redactó el actadel pronunciamiento, cuyos artículos principales eran: que serestableciera la República de Colombia, pues Venezuela no podíaexistir como estado soberano e independiente por falta de elementospara su conservación y estabilidad, que la última Constituciónatacaba a la religión en sus principios (…). La asamblea resolvióque se desconociera al gobierno de Venezuela, su constitución yleyes, que se proclamara la integridad de la Republica de Colombia yse invitara al General Monagas a proteger el pronunciamiento.”[27]
Bustillos se mantiene en armas durante varios meses,desde el 15 de enero y hasta junio de 1.831. Una nota curiosa es queel primer enviado a parlamentar con los insurrectos por parte delJosé Antonio Páez fue General Santiago Mariño, quien previa unareunión en las márgenes del río Unare, lo que acuerda con ellos esla creación de un Estado independiente en el oriente, que llevaríael nombre de Colombia y que estaría integrado por las provincias deCumaná, Margarita y Guayana. Asimismo, propugna la implantación deuna confederación para la cual invita a las demás provincias deVenezuela, así como a las de la antigua Gran Colombia que así loquisieran, a formar parte de ella y donde Mariño sería elpresidente y José Tadeo Monagas el Vicepresidente.
En mayo de 1.831, se reúne una junta de 150 vecinosde la ciudad de Barcelona, para investir provisionalmente con elcargo de gobernador en jefe del Estado de Oriente al general SantiagoMariño y al general José Tadeo Monagas como segundo jefeprovisional hasta la instalación del primer congreso que se reuniríaposteriormente.. Tuvo entonces que encargarse personalmente elGeneral Páez de este asunto y es así como convoca a una reunión enValle de la Pascua, entre el y José Tadeo Monagas, logrando impedirel intento separatista oriental, al negociar con los hermanos Monagasy convencerlos de deponer las armas y someterse a la autoridadcentral. En tal sentido, el 23 de junio de 1.831 un indulto decretadodesde Valle de la Pascua, ofrece las garantías necesarias a losMonagas y a las demás personas comprometidas en la acciónseparatista. En el anexo Nro. I se puede leer el convenio.
Por su parte, Lorenzo Bustillos se retira una vezmás a la vida privada, a continuar con sus labores agrícolas en sushaciendas de Valparaíso y Alejandría.[28]
En octubre de 1.833 solicita la incorporación al“ejercito como Primer Comandante Efectivo y se le otorgaran letrasde licencia temporal indefinida con goce de la tercera parte delsueldo”. Sin embargo, no sería sino en septiembre del añosiguiente, cuando el General Carlos Soublette aprobara su solicitud.
En junio de 1.835, al estallar la revolución de lasreformas, Bustillos se declaró no reformista y, al mando de 300hombres, apoyó al ejercito de Páez, atacando y derrotando alGeneral Pedro Carujo, uno de los jefes de la revolución en batallasen agosto de ese año en Barcelona y Píritu, debilitándole sustropas y haciéndolos retirarse hacia el centro, donde finalmentecayó vencido por el propio Páez en Diciembre de ese año.
En 1846 es acusado de ser el jefe de los insurrectosde tendencia liberal, encabezados por Pedro Vicente Aguado y loshermanos Juan Bautista y Manuel Echeandía Frías, que alteró elorden público en Barlovento.[29]Esta sublevación es rápidamente dominada y ya para el 6 de febrerodel mismo año Lorenzo Bustillos fue encarcelado, tal como se puedeleer de una nota en el periódico Monaguista “El Centinela de LaPatria”, del 12 de Febrero de 1.847, que nos dice: “Se sabeque el Juez de primera instancia de Río Chico libró auto de prisióncontra Bustillos, quién ya está en la cárcel.” Al parecerBustillos salió bien librado de este asunto, ya que podemos notarque continuó luego con su cargo en la misma zona.
Entre 1.847 y 1.853 fue Comandante del batallónSegundo de Reserva del Cantón de Río Chico, siendo ascendido en1.854, por el Presidente de la Republica General José GregorioMonagas, a Coronel Efectivo de Infantería. No obstante solicitónuevamente letras de retiro, las cuales les fueron negadas porMonagas, residenciándose entonces en Píritu, donde se dedicó alcomercio. El nombramiento del General Monagas dice:
El General JoséGregorio Monagas, General en Jefe y presidente de la República, confecha 17 de mayo de 1.854, atendiendo al merito y servicios delPrimer Comandante de Infantería Lorenzo Bustillos, he venido,conforme a la atribución 10 del art. 117 de la constitución y deacuerdo y consentimiento del Senado ascender al empleo de CORONEL efectivo de la misma rama.
Por lo tanto al Jefe aquien corresponda lo pondrá en posesión del referido empleo deCORONEL efectivo de Infantería, guardándole y haciéndole guardarlos fueros y honores que le competen, y se tomará razón de estedespacho en las oficinas de Hacienda respectivas, paro los efectoslegales
Dado y firmado de mimano y refrendado por el Secretario General de Estado en losDespachos de Guerra y Marina, en Caracas el 15 de mayo de 1.854, año25 de la Ley, 44 de la Independencia, firmado:
General José GregorioMonagas
Por S.E. El Secretariode Guerra y Marina
Muñoz Tebar[30]
Al iniciarse la Guerra Federal en 1.859, fueascendido a General de Brigada por el General Juan Antonio Sotillo,quien lo envió a combatir en las filas del ejercito Federalista enel centro del país. El documento de ascenso dice:
Atendiendo al meritodel Coronel Lorenzo Bustillos, he venido, en una de las facultadesque me ha conferido los pueblo de Venezuela para su organizaciónpolítica bajo el sistema federativo en ascender a GENERAL DE BRIGADAefectivo con destino al ejercito del centro. Por lo tanto al jefe aquien corresponda lo pondrá en posesión de su empleo guardándole yhaciéndole guardar los honores que son prerrogativas de su grado, ytomar razón de este despacho en las oficinas respectivas.
Cuartel General deUrica, 15 de Septiembre de 1.859
El General en Jefe desu puño y letra
Juan V. Sotillo.[31]
Herido en combate, regresó a la Guaira en 1.860,donde había fijado residencia luego de establecer un negocio deimportación y exportación. En junio de ese año registró en esapoblación su testamento a los 69 años de edad.
Declarado Prócer de la Independencia, por la JuntaCalificadora de Próceres en el año 1.869, sus restos fuerontrasladados a Caracas y sepultados en el Panteón Nacional el 17 deFebrero de 1.877.
Tumba de Lorenzo Bustillos en el Panteón Nacional
ANEXOS
ANEXO I
Decreto de 6 de Julio indultandoa los insurrectos de Río Chico.[32]

El Congreso constituyente deVenezuela, habiendo visto el convenio celebrado en Unare el 20 delpresente mes por el honorable General José Tadeo Monagas poruna parte, como encargado por el supremo Gobierno de pacificaralgunos pueblos en que se ha alterado el orden, y por otra el CoronelFrancisco Vicente Parejo y el Comandante Lorenzo Bustillos;y deseando el Congreso dar un testimonio de los sentimientos dehumanidad que le animan en favor de aquellos que por error se hanextraviado de sus deberes para con la patria, ha venido en decretar ydecreta lo siguiente:
Art. 1°. Seaprueba el artículo 1º del expresado convenio, y también el 2º encuanto a garantizar las personas y propiedades; pero no en lo querespecta á los empleos, ó destinos civiles y militares.Se conservan sin embargo a los militares los grados que tenían antesdel movimiento, sean ó no efectivos.
Art.2°. Asimismo se aprueban los artículos3º y 4º.
Art.3º. Se aprueba igualmente elartículo 5°, bien entendido que los que quieran acogerseá este indulto, se presentarán á las autoridades competentesdentro de ocho días, contados desde la publicación de este decretoen las cabeceras de los cantones respectivos.
Art. 4°. Seniegan los artículos 6º 8º y 9º en todas sus partes.
Art. 5°. Comuníqueseal Poder Ejecutivo para su publicación y cumplimiento.
Dado en Valencia á 29 de Jun. de1830, 20º y 1º
 El P. AndrésNarrarte.—El Sº Manuel Muñoz. — El Sº RafaelAcevedo.
Valencia Jul. 6 de1830.—Comuníquese para su cumplimiento por el Sº. respectivo.
El jefe del Eº José A. Paez. – Por S. E. el jefe del Eº  – El Sº. de Eº en los DD. de Gªy Mª Francisco Carabaño.
ANEXO II

CONVENIO CITADO EN EL ANTERIORDECRETO.
José Tadeo Monadas, generalde división de los ejércitos de laRepública, comisionado por el honorable Congreso de Venezuela paratransigir, de un modo prudente y amistoso, las disensiones políticasque desgraciadamente han tenido lugar en el circuito de Río Chico yotros puntos, desde el 30 del mes próximo pasado; yhallándose presentes los Sres. coronelFrancisco Vicente Parejo, y comandanteLorenzo Bustillos, acordaron entre sílos artículos siguientes.
Art.1º. Que en virtud de las justasobservaciones del Sr. general Monagos, y satisfechos de la buena feque ha presentado por divisa en los tratados que celebramos, nossometemos decorosamente al gobierno de Venezuela, de quien por uno detantos accidentes de la política, nos habíamos sustraído, siendoel mas poderoso de ellos la creencia, en que nos hallábamos de queexistía el Congreso constituyente de Bogotá.
Art.2º. Que de ninguna manera seaperseguido ni molestado ninguno de los individuos que directa niindirectamente hayan tomado parte con nosotros en estos últimosdías, gozando de iguales garantías en sus bienes respectivos; y quelos que se hallaban empleados al acto del movimiento, queden en suspropios destinos.
Art.3º. Que siempre que alguna de laspersonas, de quienes habla el artículo anterior, quiera salir fueradel territorio de Venezuela, se le conceda libre y seguro pasaportepara el punto donde lo exija.
Art.4º. Que la amnistía de que hablan losdos artículos precedentes, sea asegurada solemnemente por un decretoespecial del Congreso de Venezuela, para que de este modo se evitenlos temores, que puedan abrigar algunas de las personas comprometidasen el presente negocio.
Art.5º. También quedarán indultadostodos aquellos que desde esta fecha, hasta la resolución delCongreso, se presentaren á tomar parte con los moradores de RíoChico.
Art.6º. Que siendo una de las aspiracionesde los habitantes del circuito de Río Chico, la habilitación deaquel puerto, porque con ella creen conseguir el mayor incremento ybienestar, y porque también su situación local lo demandaencarecidamente, se expida el competente decreto al efecto.
Art.7º. Que á fin de evitar la efusiónde sangre entre hermanos que han luchado veinte años ha por unamisma causa, se dirijan por la posta, sin perder momento, lascomunicaciones correspondientes al Sr. general Julián Infante, comojefe de la fuerza armada en favor del pronunciamiento de Río Chico;debiendo el Sr. general Monagas por su parte noticiarlo también aljefe mas avanzado del circuito, á efecto de que no se dé ningúnpaso hostil.
Art.8º. Que cuantos gastos se hayanocasionado desde el 30 del mes pasado, que tuvo lugar el movimientode Río Chico, sean abonados por cuenta del Estado.
Art.9º. Que habiendo sido despachados dosbuques á colonias en solicitud de elementos de guerra, y habiendotambién convenido con sus respectivos dueños en ciertascondiciones, se cumplan estas en los términos que fueron pactadas.
Art.10º. Que á efecto de que lospresentes tratados sean cumplidos fiel y exactamente, se dirijan conla recomendación correspondiente, á la mayor brevedad posible, alCongreso constituyente de Venezuela.
Art.11º. Aunque no dudamos absolutamenteque el Gobierno cumpla con la mayor religiosidad por el Sr. generalJosé Tadeo Monagos, y á cuya buena fe únicamente nos hubiéramossometido, el circuito de Río Chico y los jefes que lo mandan,esperan de este jefe todo su interés y conato á la adquisición delos ofrecimientos, que quedan expresados; protestando que por nuestraparte no se quebrantarán en lo mas pequeño, y para lo cual firmamosdos de un tenor en el cuartel general á las márgenes del río Unareá los 20 dias del mes de Junio de 1830—20º y 1º de la libertad.
José Tadeo Monagas. —Francisco Vicente Parejo. — Lorenzo Bustillos.—
El coronel secretario FranciscoMejía. — L. Bustillos. — Es copia, Parejo.—Es copia, Carabaño.
 Nota general: Como todas las publicaciones en este blog, la mayoría de las personas mencionadas en el texto tienen enlace con el árbol familiar en donde pueden ver sus descendientes, siempre y cuando tengamos registros de ellos.
Agradecemos al General Rafael Damiani Bustillos por su colaboración en la elaboración del presente texto.

NOTAS AL PIE.

[1] En su testamento, otorgado en la Guaira el 15 de junio de 1.860, dice tener 69 años.
[2] En la autobiografía de José Antonio Páez. Tomo II. Paginas 426 a 445, Ediciones de la Revista Bohemia, se pueden encontrar los documentos de la capitulación firmados por Lorenzo Bustillos y Arizábalo, así como el cruce de correspondencias entre ellos y Páez. 
[3] Para esa fecha el Río Chupaquire desembocaba en el mar por Machurucuto y el río Cúpira lo hacia por sitio denominado hoy Boca Vieja. Los linderos del chuapaquire es lo que hoy se denomina caño Quita Calzón.
[4] Catalina Bustillos Romero y el señor Julián Amaral tienen los siguientes hijos: Ruperto Amaral Bustillos, Manuel Amaral Bustillos y Delia Amaral Bustillos, con amplia descendencia en Clarines.
[5] Manuela Bustillos Romero y Nepomuceno Espinoza, tuvieron los siguientes hijos: Nepomuceno Espinoza Bustillos, Gertrudis Espinoza Bustillos, Josefa Antonia Espinoza Bustillos y María Catalina Espinoza Bustillos, quienes dieron origen a distinguidas familias de Clarines, Guanape, Valle de Guanape y San José de Guaribe.
[6] Trinidad Bustillos Romero y Buenaventura Barrios tuvieron los hijos: Buenaventura Barrios Bustillos, Emilio Barrios Bustillos, José María Barrios Bustillos y Justo Barrios Bustillos, quienes dieron origen a varias familias muy distinguidas de Clarines, Guanape, Valle de Guanape y San José de Guaribe.
[7] Ana Bustillos Romero dejó una amplia descendencia en Clarines, y tuvo como hijas a Aurelia Bustillos, hija de Manuel García Albornoz, antiguo caporal de Lorenzo Bustillos, y a Wuintila Bustillos. Hija de Francisco Manuel Medina. 
[8] Toma de razón, 1810 a 1812: registro de nombramientos y actos oficiales emanados de la primera Junta Patriótica y de la Primera República de Venezuela. Pag. 138.
[9] Archivo General de la Nación. Reales Provisiones. Tomo XXXV. Años 1.816-1.817. Folios 190 al 193.
[10] Testamento de Lorenzo Bustillo. Fechado en la Guaira el 15 de Junio de 1.860.
[11] Modesta Bustillos Iriza y Vicente Dámaso de Armas Madurera dejan los hijos: Josefa Petronila de Armas Bustillos, Adela de Armas Bustillos y Froilana de Armas Bustillos, con amplia descendencia en Sabana de Uchire, Guanape y San José de Guaribe.
[12] En su testamento, el General Lorenzo Bustillos deja plasmado este descontento, dedicándole varios párrafos a comentar los negocios de su yerno.
[13] Lorenzo Bustillos Álvarez y Soledad Gutiérrez Rojas dejaron los hijos: Mercedes Bustillos Gutiérrez, Felicia Bustillos Gutiérrez, María Soledad Bustillos Gutiérrez, Ana Teresa Bustillos Gutiérrez, con amplia descendencia en la zona de Clarines.
[14] El Coronel Manuel Bustillos Álvarez y Margarita Guevara Ron, dejaron 8 hijos, con amplia descendencia en la zona.
[15] El Comandante Wenceslao Bustillos Álvarez y María Montemayor y Oleta dejaron 5 hijos, que se radicaron en Caracas y dieron origen a distinguidas familias de Caracas.
[16] Rosalinda Bustillos Álvarez y Serafín Frías tuvieron a: Carlos Frías Bustillos, Rosa Frías Bustillos y Luisa Frías Bustillos.
[17] Mercedes Bustillos Álvarez y Guillermo Lessman tuvieron a: Francisco Lessman Bustillos, Mercedes Lessman Bustillos, Luisa Lessman Bustillos y Guillermina Lessman Bustillos.
[18] Domingo Bustillos Álvarez no aparece mencionado en el testamento de su padre Lorenzo Bustillos porque a la muerte de este el no había nacido, su madre se encontraba embarazada.
[19] Tomado de Escritos del Libertador, Tomo IV, Doc. 278: Valencia, 2 de agosto de 1813.
[20] Carta de Bolívar al Batallón sin Nombre. Cuartel General en la Aparición de la Corteza, a 6 de diciembre de 1813.
[21] José Antonio Arizabalo y Orovio. Natural de Vizcaya y criado desde pequeño en América. Estaba casado con una señora natural de la Guaira. En 1.823 era Comandante de Artillería del Ejercito Expedicionario del General Francisco Tomas Morales. Cuando este último capitulo en Maracaibo, en cumplimiento del convenio Arizabalo pasó a Cuba, pero a mediados del año 1.826 lo tenemos de nuevo en Caracas, donde se reúne nuevamente con su familia. Cuando Bolívar regresa el año 1.827 a esta ciudad, le ofreció reintegrarse al Ejercito Patriota con el mismo rango negándose Arizábalo a este ofrecimiento alegando querer dedicarse a las actividades privadas.
[22] Tomado de: Colección de Documentos relativos a la vida pública del Libertador de Colombia y del Perú. Tomo Decimotercero. Página 254.
[23] Ibid. Tomo Décimo Quinto. Paginas: 269-270.
[24] No tuvimos acceso al documento original, vimos trascripción del señor Horacio Bustillos Montemayor, quien aclara tener en su poder el documento y que reposan en los archivos de la familia.
[25] Autobiografía de José Antonio Páez. Tomo III. Paginas 78 a 79. Ediciones de la Revista Bohemia.
[26] Alocución del General José Antonio Páez. Valencia, 19 de Agosto de 1.830. Academia Nacional de la Historia.
[27] Autobiografía de José Antonio Páez. Tomo III. Paginas 140 a 141. Ediciones de la Revista Bohemia.
[28] Para mayores detalles sobre esta intentona de separación recomendamos leer la Autobiografía de Páez ya citada, entre las páginas 140 a 158.
[29] El Centinela de La Patria. Nro. 20. 6 de Enero de 1.847.
[30] Archivo de Horacio Bustillos Montemayor, descendiente de Lorenzo Bustillos.
[31] Ibid.
[32] Cuerpo de Leyes de Venezuela. Tomo Primero. Edición Oficial 1.851. Págs. 21 y 22.

6 comentarios

Archivado bajo Uncategorized

Don Calixto Vicente de Armas Madurera

Su Testamento

Por: Julio José González Chacín

Don Calixto Vicente de Armas Madurera era hijo del Prócer de la Independencia y Fundador de Guanape General Calisto Vicente de Armas Cañas (Calisto con S) (1) y de su esposa Francisca Josefa Madurera, ambos nativos probablemente de Cumana o de Cumanacoa (Antigua San Baltasar de los Arias). (2)


Del matrimonio del General Calisto Vicente de
Armas Cañas y Francisca Josefa Madurera nacieron los siguientes hijos, al parecer todos nativos de Guanape:

De Don Calixto Vicente de Armas Madurera no sabemos exactamente cuando fue su fecha de nacimiento, suponemos, según cálculos personales, que debió nacer entre 1.820 y 1.830, por lo que al morir tendría entre 72 y 82 años de edad. Sabemos que fallece poco después de testar, ya que para el momento de su firma estaba bastante disminuido y es por ello que nombra a su hermano Alejandro para que lo haga en su nombre, y presumimos falleció ese mismo año de 1.902. Desconocemos cual es su tumba, sin embargo hay quienes dicen que esta enterrado en el panteón grande que esta al centro del cementerio de Guanape que dice: “Hermanos Armas Ytriago”, y donde si sabemos que están enterrados sus hijos Calisto Vicente, María Magdalena, María Beatriz, Rafael, María del Carmen y su segunda esposa María Trinidad, que fallecieron antes que Don Calixto, todos entre los años 1.891 y 1.895, posiblemente de alguna de las acostumbradas epidemias que asolaban la zona en esa época.

Los bienes de que dispuso Don Calixto durante su vida fueron muy superiores a los que deja según su testamento, como nos dice Rafael Armas Alfonzo en su libro Del Oriente Venezolano, Calixto Vicente de Armas Madurera “logró una de las fortunas mas sólidas que había en toda esta región. Sus extensas propiedades llegaban hasta Río Grande, en jurisdicción del Municipio Cúpira (…). Era trabajador incansable, madrugador, muy activo. La Revolución Libertadora arrasó con muchos de sus rebaños de ganado y las mismas haciendas sufrieron las consecuencias derivadas de los empréstitos que solicitaban los caudillos para los gastos de guerra.” (4)

Se puede observar que para la fecha del testamento, todas las autoridades del municipio formaban parte de la familia De Armas, por lo que además de ejercer el control económico del pueblo, también tenían el poder político. Para esa año de 1.902, la máxima autoridad militar de la zona era su sobrino el General Luís Manuel Ytriago De Armas, alias veneno, al mando de un batallón leal a las fuerzas del Presidente Castro y opuestos a la Revolución Libertadora. Veneno morirá unos meses después, en este mismo pueblo, en la llamada “Pelea de Guanape”, hecho ocurrido el 12 de Diciembre de 1.902, y del cual ya hemos publicado una reseña en este mismo Blog.

Don Calixto Vicente de Armas Madurera, se casó como ya se dijo, dos veces, en primeras nupcias con su sobrina Margarita Álvarez Armas (Hija de su hermana Carlota Clemencia de Armas Madurera) (5) y en segundas nupcias con su prima segunda María Trinidad Ytriago Domínguez (Hija de su primo hermano Deogracias Ytriago de Armas). Las dos veces queda viudo, su segunda esposa fallece el 11 de Enero de 1.893.

De su matrimonio con Margarita Álvarez Armas nacieron los siguientes hijos:

Al enviudar, contrae segundas nupcias con María Trinidad Ytriago Domínguez, del cual nacen los siguientes hijos:


Don Calixto Armas Madurera también dejó hijos fuera del matrimonio y no necesariamente esta lista representa a todos ellos, pero mencionamos a los que tenemos registrados, vale destacar que en el testamento deja herencia a María Ignacia Rivas, reconociendo prácticamente su relación con ella, como se puede ver en el artículo 9.

Con Martina Palacios tuvo dos hijos según nuestros registros, a saber:

Con María Ignacia Rivas tuvo al menos el siguiente hijo:

  • Andrés Rivas. Nacido en el año 1.870. Murió el 24 de enero de 1.953 en Valle de Guanape. Casado con Eloisa Iguaro. Con descendencia. (7).

Con Raimunda Delgado (8) tuvo al menos la siguiente hija:

—————————-——-—————————-
Testamento de Calixto Vicente de Armas Madurera


Pasamos a transcribir literalmente el testamento de
Don Calixto Vicente de Armas Madurera, solo omitimos los últimos párrafos por considerarlos innecesarios ya que se referían a las juramentaciones de cada uno de los testigos y no aportan mayor información que sea de interés. Complemento el texto del testamento con algunas notas al pie de página.

———————————————–


En el nombre de Dios todopoderoso, yo Calixto Armas, hijo legitimo de Calisto Armas y Josefa Madurera finados, naturales y vecinos de este municipio del distrito Bruzual en el Estado Barcelona, hallándome en capacidad para disponer por testamento, pues, aunque enfermo del cuerpo, estoy en pleno uso de mis facultades intelectuales, temeroso de la muerte, que es natural a todo ser viviente, deseo estar prevenido con disposición testamentaria, hecha con maduro acuerdo y reflexión en todo lo que induzca a la claridad que necesitan mis sucesores para resolver las dudas que puedan ocurrirles después de mi fallecimiento con tal fin y con el de que se conozca mi última y deliberada voluntad, hago mi testamento que quiero se observe como ley de familia, en todo lo que no sea opuesto a las leyes y a las buenas costumbres en la forma siguiente:

Artículo 1. – Mi entierro y funerales se harán como lo resuelvan el albacea o albaceas que prevengan en la ejecución de este testamento y mis herederos; y sino pudiesen tener avenimiento en esto, se hará lo que resuelva la mayoría, o lo que, en caso de empate decida la suerte. El gasto que se origine se tomará del valor de la cuota de mis bienes, de que puedo disponer teniendo en consideración su monto.

Artículo 2. – Declaro que fui casado validamente con la señorita Margarita Álvarez, (9) hija legitima de Lino Álvarez y Carlota Armas y que en ese matrimonio tuvimos hijos a Carlos María, Dominga Isabel y Rafaela que murió sin dejar sucesión. A este matrimonio aporte la suma de mil seiscientos setentiseis bolívares (B. 1,676) y mi esposa no aportó capital alguno. Después de haber quedado viudo, contraje segundas nupcias con la señorita Trinidad Ytriago, (10) hija legitima de Deogracias Ytriago y Gertrudis Domínguez, ambos finados. A este matrimonio aporte yo, la suma de dos mil ochocientos bolívares (B. 2,800) representados en una fundación de café en el vecindario Oscurote de este Municipio, y la cual compré a mi hermano Señor Alejandro Armas y una mula (Ilegible). Mi esposa aportó la suma de mil doscientos bolívares (B. 1,200) representados en (Ilegible) y tierras en este municipio. Tuvimos hijos en este matrimonio a Calisto Vicente (11) y Rafael que murieron sin dejar sucesión, María Magdalena que murió dejando sucesión, María del Carmen que murió sin dejar sucesión, Benjamín y María Beatriz que también murió sin dejar sucesión, Gertrudis, Trinidad, Josefa, Pedro Vicente y Petra, esta última no ha llegado a la mayoría de edad.

Artículo 3. – Para el caso de que mi hija Petra después de mi fallecimiento quede sujeta a tutela por cualquier motivo legal, le nombro de tutor a mi cuñado Manuel Ytriago Domínguez, de protector a mi yerno Señor José María Barrios (12) y de suplente a mi hijo Benjamín.

Artículo 4. – Declaro que mis ya referidos hijos están en capacidad de sucederme y de recibir por testamento, y aún cuando Petra es menor, queda representada por su tutor, y que por consiguiente tienen derecho a recibir la cuota que les corresponda por ser legítima, quedando por tanto de hecho y de derecho instituidos mis herederos.

Artículo 5. – El remanente de la cuota de mis bienes de que pueda disponer lo dejo en calidad de mejora por iguales partes a todos mis hijos, a condición de que ninguno de ellos se oponga a lo que dispongo en este mi testamento, ni de ocasión a pleito entre ellos en la liquidación que se verifique de los bienes de los sociedad conyugal con motivo de la herencia o por cualquier otra circunstancia, pero si esta no se consiguiere, es mi voluntad castigar al que se niegue a mi (Ilegible) y honesto propósito de paz en la familia, ocasionando la discordia con la pérdida de dicha gracia, cuya cantidad acrecerá a los demás herederos o a quien los represente legalmente.

Artículo 6. – Declaro por mis bienes los siguientes: Una hacienda de cacao denominada “Tupurquen” y ubicada en el vecindario Río Grande del Municipio Cúpira constante de diez y seis mil árboles frutales y seis mil de resiembro. Una posesión en el mismo vecindario constante de tres mil setecientas treintiuna (3,731) matas de café. Una hacienda de café en el vecindario “Oscurote” de este municipio y constante de treinta y seis mil novecientos trece matas, denominada de Las Mercedes con su correspondiente oficina situada en el vecindario “El Valle” de esta misma jurisdicción. Una posesión en el vecindario Navarro de este Municipio constante de una casa de techo pajizo de un potrero con cerca de alambre y un derecho de tierra en “Canillar” en esta misma jurisdicción. Un potrero cercado de alambre en el vecindario “Canillar”. Un potrero cercado de alambre en esta población. Una posesión en el vecindario “Los Caros” jurisdicción de este municipio. Cuatro casas de tejas en esta población. Veinticuatro burros, de ellos diez y seis operados. Doce burras. Cinco mulas. Dos caballos. Una yegua. Media legua de terreno en el vecindario “Canillar” de este Municipio. Un derecho de tierra en el vecindario “Mayare” de este Municipio constante de cuarenta y nueva céntimos de legua cuadrada. Un derecho de tierra en “Tapaito” de este Municipio constante de trescientos setenta y cuatro milésimas de legua cuadrada. Un cuarto de legua de tierra en el lugar denominado Navarro de este Municipio. Dos derechos de tierra en Guaribote jurisdicción del Distrito Monagas, Estado Guarico, compradas al señor Leonardo Alcalá. Una y un cuarto de legua de tierra perteneciente a mi última esposa, y la cual está comprendida en los terrenos de la posesión de Deogracias Ytriago. Ciento setenticuatro (174) reces mayores y menores. Once mil novecientos nueve pesos sencillos o sean cuarenta y siete mil seiscientos treinta y seis bolívares en deudas. Un haber en la liquidación de la firma comercial “C. Armas e hijo” que representa mi hijo Benjamín, montante a la suma de dos mil doscientos ochenta y tres pesos sencillos con catorce centavos o sean nueve mil ciento treinta y dos bolívares y cincuenta y seis céntimos. Un haber de quinientos diez y nueve pesos y cincuenta centavos sencillos o sean dos mil setentiocho bolívares en poder de mi hijo Pedro Vicente. Un lote de ganado valorado en doscientos cincuenta y tres pesos y cincuenta centavos sencillos o sean mil catorce bolívares. Una existencia de dinero en caja, montante a la suma de quinientos sesenta y cinco pesos y cincuenta centavos sencillos o sean dos mil doscientos sesenta y dos bolívares.

Artículo 7. – Nombro por mis albaceas o testamentarios a mi hermano Alejandro Armas, a mi hijo Carlos María Armas y al señor Manuel Álvarez Rojas a quienes se les proveerá lo que sea menester para el cumplimiento de mis disposiciones. Les concedo a estos la facultad de delegar.

Artículo 8. – Dispongo que al llegar el día sereno de la paz y que funcionen correctamente los Poderes Públicos se procederá a la inmediata partición y adjudicación a quien corresponda de la parte perteneciente a mi citada esposa Trinidad Ytriago de Armas que esta comprendida en la enumeración de bienes que he mencionado en el presente testamento y que por circunstancias imprevistas no se ha podido llevar a cabo, buscando como partidor al señor Pedro Elías Armas, como esta convenido, al cual se le pagará de la masa de bienes. Todos los herederos, tanto en esta partición a que me refiero, como en la de mis bienes a mi fallecimiento deben concurrir a colación con las sumas que deban a la masa, para evitar desacuerdos entre la familia.

Artículo 9. – Dispongo que a la señora María Ignacia Rivas en recompensa de los desinteresados servicios que me ha venido prestando ha tantos años, se le den quinientos pesos sencillos o sean dos mil bolívares en dinero o efectos que lo valgan. Si al cumplir esta disposición hubiera ella muerto, la representaran sus hijos.

Artículo 10. – Si al dar principio a la liquidación y distribución de mis bienes hubieren algunas dudas sobre mi activo y pasivo en deudas, se consultará el libro mayor, cuyas cuentas y manejo he encargado a mi sobrino Señor Pedro Elías Armas. (13)

Artículo 11. – Si por omisión o por cualesquiera otras circunstancias hubiere dejado de anotar algunos bienes quedan facultados los herederos para señalarlos y hacerlos incorporar a la masa de bienes y repartirlos entre todos de común acuerdo.

Artículo 12. – Y por el presente testamento declaro que no he hecho otro antes que este, el cual quiero y ordeno que valga y haga fe judicial y extrajudicialmente y que se cumpla como mi última y deliberada voluntad firmando a mi ruego por mi impedimento físico mi hermano el señor Alejandro Armas pidiendo al ciudadano Juez de este Municipio autentique la firma respectiva y las de los testigos que suscriben y envíe de oficio el presente documento al Ciudadano Registrador Subalterno del Distrito Bruzual para su protocolización en la Oficina a su cargo, en Guanape a veintiséis de Mayo de mil novecientos dos.

A ruego de Calixto Armas por impedimento físico, Alejandro Armas. Testigo: Pbro. José Ramón Medina. (14) Testigo: Juan Felipe Silva. (15) Testigo: Pedro Pérez Ytriago. (16) Testigo: Mateo E. Peñalver. (17) Testigo: Carmen V. Ytriago. (18) Juzgadodel Municipio Guanape, 26 de mayo de 1,902, 91 y 44.

En esta audiencia compareció a este Despacho el Ciudadano Calixto Armas, mayor de edad y de este vecindario presentó el documento que antecede para ser autenticado, acordado el acto por el Tribunal el compareciente presto el juramento de Ley, ofreció decir verdad y manifestó que el contenido del documento que presenta es cierto en todas sus partes que por impedimento físico autoriza a su hermano Alejandro para que firme por el y cuya firma es la que usa este en todos sus actos públicos y privados y que el presente ha pasado en presencia.

Se le leyó, dijo ser conforme y firma con el Juez y Secretario que Certifica. El Juez Pedro Pérez Ramos. (19) Alejandro Armas. El Secretario: A. Medina Rodríguez. (20)

———————————————————–


Omitimos transcribir el resto del testamento por tratarse de las juramentaciones de cada uno de los testigos nombrado anteriormente.
Para la juramentación de los testigos, Don Alejandro de Armas Madurera no pudo asistir, por encontrarse igualmente enfermo alegando impedimento físico, por lo que nombra al Pbro. José Ramón Medina.

Notas:

  1. Llama la atención como Don Calisto de Armas Cañas coloca como nombre a su hijo Calixto de Armas Madurera (Con X) y este a su vez a su hijo le coloca como nombre a su hijo Calisto Vicente de Armas Ytriago (Con S), por lo que al parecer se turnaban la s y la x de padres a hijos.
  2. A este respecto, sobre el origen de la familia Armas, nos remitimos a las investigaciones del pariente Henry Agobian Viettri, uno de los investigadores que más a profundizado sobre este apellido y que esta por publicar su libro en los próximos meses, donde los ubica en San Baltasar de los Arias para el año 1.760.
  3. En Palacio Arzobispal de Caracas existe una solicitud de dispensa del año 1.843, aprobada el 19 de Julio del mismo año para contraer matrimonio Blasina De Armas Madurera con su primo hermano Tomas Ytriago de Armas.
  4. Del Oriente Venezolano. Rafael Armas Alfonzo. Valmore Guevara Editor. 1984. Pag. 161.
  5. Este enlace matrimonial no esta muy claro, en lo que se refiere a los padres de Margarita, si bien la endogamia era muy común entre los De Armas en Guanape, no hemos podido comprobar que realmente la misma Carlota madre de Margarita, sea la que es hermana de Calixto. También debemos acotar de que estar la rama bien elaborada y la información sea correcta, es importante destacar que Carlota Clemencia era una de las hijas mayores de Don Calisto Vicente de Armas Cañas, y que para 1.843 ya había fallecido, ya que ese año Don Lino, su viudo, solicita dispensa para casarse con Doña Wuntila de Armas Matos, por ser primas ambas, por lo que en este caso, el tío y la sobrina debieron tener poca diferencia en la edad, si no mas bien eran contemporáneos.
  6. Del matrimonio de Pedro Vicente Armas Ytriago con Concha Pérez nace el Coronel Ramón Armas Pérez, que fallece el 24 de junio de 1.960, en el atentado que casi le cuesta la vida al presidente Rómulo Betancourt, cuando viajaba en su automóvil oficial rumbo al paseo Los Próceres donde tendría lugar un desfile militar en ocasión del aniversario de la batalla de Carabobo. Entrando al paseo, una bomba colocada en un carro estacionado a la derecha estalla y alcanza el automóvil presidencial dejando sin vida al coronel Ramón Armas Pérez, jefe de la Casa Militar e hiriendo a las demás personas. El Gobierno comprueba la existencia de un complot dirigido desde República Dominicana y acusa oficialmente al gobierno del dictador Rafael Leonidas Trujillo. En el automóvil viajaban el ministro de la Defensa Josué López Henríquez y su señora, el coronel Ramón Armas Pérez, jefe de la Casa Militar y el chofer del automóvil. El estallido produce graves quemaduras en las manos del presidente e hiriendo a las demás personas.
  7. Por esta rama, dos nietos de Don Calixto de Armas Madurera terminan contrayendo matrimonio. Una nieta de Andrés Rivas, Cela Rivas Flames, contrae matrimonio con Bautista Palacios Pérez, nieto de Calixto Vicente de Armas Madurera e hijo de Félix Palacios.
  8. Raimunda Delgado era nativa de Lezama, hija de Lucía Delgado. Aparte de la relación con Don Calixto de Armas, contrajo matrimonio dos veces, en primeras nupcias con Bonifacio Boyer, ya viuda en segundas nupcias con Laureano Romero, en ambos casos con descendencia.
  9. A Margarita Álvarez Armas la tenemos registrada como hija de Lino Álvarez y de Carlota Clemencia de Armas Madurera, por lo que vendría a ser sobrina de Don Calixto. Sin embargo tenemos algunas dudas referente a esta filiación.
  10. Trinidad Ytriago Domínguez era hija de un primo hermano de Don Calixto, de Don Deogracias Ytriago de Armas, personaje no muy grata recordación entre los habitantes de Guanape y del cual ya se ha escrito en este blog.
  11. Este hijo de Don Calixto de Armas Madurera, que lleva el nombre de su abuelo: Calisto Vicente (Así con S), fue protagonista de impasse con su abuelo Don Deogracias Ytriago, y a raíz de la cual Calisto fue detenido y llevado a pie desde Guanape hasta Barcelona, sufriendo daños físicos de los cuales nunca logro recuperarse y al parecer fallece a consecuencia de estos. En este mismo blog ya publicamos esta historia.
  12. José María Barrios Ytriago. Nieto de Blasina de Armas Madurera y casado con su prima Gertrudis Armas Ytriago, hija de Calixto de Armas Madurera.
  13. Pedro Elías Armas Ortiz (1.875 – 1.948). Hijo de Alejandro de Armas Madurera, hermano de Don Calixto. Estaba casado con su sobrina Dolores Medina, hija natural de su hermano Erasmo Armas Ortiz.
  14. Pbro. José Ramón Medina. Sacerdote que nació en Onoto el año de 1.855. Fue un hombre de grandes dotes intelectuales. Una vez terminados sus estudios de filosofía y teología fue recibiendo las ordenes mayores. Trabajó en la actual Catedral de Barcelona, entre los años 1.888 y 1.889. La mayor labor pastoral la realizo en Onoto, Clarines, San Pablo, San Lorenzo, San Francisco, San Miguel, Píritu, Guanape, Valle de Guanape y Sabana de Uchire. Siendo diacono y con permiso del Obispo bautizó en Onoto en el año 1.878. De 1.882 a 1.884 fue cura de Píritu; de 1.894-95 fue cura accidental. En Clarines trabajó entre los años 1.874, 1.889, 1.892, 1.894 y 1.895 como cura accidental y auxiliar. Es muy recordado en Guanape por su amistad con el General Luís Manuel Ytriago de Armas (Veneno), y además por haber fallecido allí el 25 de Enero de 1.903 y encontrarse enterrado en la Iglesia. Según nos comenta Rafael Armas Alfonzo, tenía el cargo de Coronel efectivo y vivo de la Guerra Federal.
  15. Juan Felipe Silva Calderón (1.861 – 1.924). Era nativo de Píritu, en donde nace el año 1.861, fallece el año 1.924. Una hija de el estaba casada con un nieto de Alejandro Armas Madurera y otra con un nieto de León de Armas Madurera, por lo que estaba fuertemente emparentado con la familia Armas de Guanape.
  16. Pedro Pérez Ytriago. Era reconocido como poeta, editor del periódico “El Compás”, junto con su primo Carlos María Armas Alvarez (Hijo de Don Calixto Vicente de Armas Madurera), y además hijo del Juez en ese momento Pedro Pérez Ramos. Estaba casado con su prima Lucrecia Armas Ron, hija de Miguel Ángel de Armas Madurera, hermano de Don Calixto. A su vez era nieto de Blasina de Armas Madurera, por ser hijo de Inés María Ytriago Armas, que era hija de Blasina, con su esposo el Juez Pedro Pedro Pérez Ramos.
  17. Mateo Peñalver Jiménez nació en la población de Píritu y era descendiente directo del prócer Dr. Fernando de Peñalver, una de las inteligencias más claras que tuvo la patria desde sus inicios. Diputado al Congreso Nacional de 1.811, pensamiento decisivo en las deliberaciones del Congreso de Angostura, Redactor de “El Correo del Orinoco” y asesor en materias económicas y administrativas del Libertador, fueron algunos de los grandes servicios que prestó el ilustre antepasado de Mateo Peñalver a la República. Como casi todos los descendientes de los próceres civilistas de Venezuela, Mateo Peñalver padeció de pobreza; de esa pobreza digna que se mitiga con el producto de algunos conocimientos en ocupaciones que apenas pueden proporcionar un modesto sustento. Este descendiente del prócer era albañil, carpintero y panadero. Como albañil ayudó a construir y reconstruir muchas de las casas de Guanape, y sobre a varias que fueron de su cuñado Juan Evangelista Martí Anato. Como carpintero fabricó puertas y ventanas de esas casas; además de mesas, sillas y una que otra urna a muertos que no buscaban a Luís Manuel Álvarez, o a otro antiguo carpintero. Como panadero le fue también útil a Guanape. La panadería la fundó en la casa conocida como “La Colmena”, unas de las que él construyó. Esa casa está situada en la calle que antes le decían de “Los Pícaros”, porque todos los que tenían una cuenta pendiente con la justicia evitaban pasar por frente de la Jefatura Civil, que siempre ha estado frente de la plaza, y los jefes civiles nunca dejaron de sentarse en su puerta por las tardes. Muchos años duró esa panadería en manos de la familia Peñalver, porque después de muerto don Mateo, sus hijas Tatiana y Blanca la conservaron, calentando día a día su horno para sacar los bizcochos, rebanadas y cortados que se consumían en el pueblo. Fuente: Jesús Saume Barrios. Algo de Guanape. Pags. 226 y Enlace227.
  18. Carmen Victorio Ytriago Domínguez era hijo de Don Deogracias Ytriago de Armas, por tanto primo segundo y cuñado de Don Calixto de Armas Madurera y a su vez era concuñado por estar casado con una hermana de su primera esposa Margarita Álvarez Armas.
  19. Pedro Pérez Ramos era de origen canario. Entró en la política local por estar casado con una sobrina de Don Calixto de Armas Madurera: Inés María Ytriago de Armas, hija de Doña Blasina de Armas Madurera, por tanto hermana del General Luís Manuel Ytriago de Armas. De este matrimonio le nacieron varios hijos, entre ellos el poeta Pedro Pérez Ytriago, ya mencionado como uno de los testigos de este testamento.
  20. Anselmo Medina Rodríguez estaba casado con una hija del Juez Pedro Pérez Ramos, con María del Carmen Pérez Ytriago, siendo a su vez nieta de Doña Blasina de Armas Madurera.
Nota FinalComo todos los artículos publicados en este blog, haciendo clic en los nombres de personas que aparecen resaltadas y en italica se hace enlace con la página donde esta montado el árbol de cada uno de ellos y donde pueden ver los respectivos descendientes.

“Algunas Familias de la Cuenca del Unare y Llanos Orientales”.
http://familias.notlong.com
Enlace

1 comentario

Archivado bajo Uncategorized